Los mejores libros de Alan Parks

El caso de músicos que se pasan a la literatura es más habitual que lo contrario. Será que los escritores son incapaces de dar un par de acordes con sentido. O quizás que los músicos son al final trovadores con alma de narradores que nunca se han pasado a la literatura como indicamos inicialmente sino que siempre han estado ahí, entre letras.

De hecho son ya muchos los casos como Patti Smith, Jo Nesbo o el singular Nobel de Literatura Bob Dylan… Y así llegamos hasta un Alan Parks aterrizando en el género negro con la vitola de superventas a las primeras de cambio. Nada mejor para ello que erigir a un gran personaje como quien centraliza su ya anunciada serie Harry McCoy.

Con su Harry McCoy, Alan nos conduce por una ciudad de Glasgow adaptada a un imaginario retrotraído a una década de los setenta del siglo XX. Una década que seguramente acompasó los años tiernos de la infancia y psicodélicos de la juventud. Sin duda el mejor escenario imaginado donde despertar las contradicciones de luces y sombras por las que la novela negra se mueve en su habitat natural.

Top novelas recomendadas de Alan Parks

Hijos de febrero

La típica segunda parte en la que la acción ya despega sin prolegómenos, directos a una acción trepidante extendida en forma de ondas que mezclan el presente y el pasado, un crimen reciente y culpas pretéritas. El mal es todo uno y puede despertar de la manera más insospechada…

Aún no ha amanecido sobre los húmedos tejados de Glasgow cuando la policía recibe una llamada anónima: han asesinado violentamente a un joven en la décimocuarta planta de un edificio en obras. En el pecho, le han grabado a cuchillo la palabra «ADIÓS». Ese truculento asesinato golpea íntimamente a un conocido y poderoso mafioso, Jake Scobie, y, sobre todo, a su caprichosa hija, Elaine.

El agente Harry McCoy, que aún no se ha incorporado al trabajo después de la terapia a la que le abocó su anterior caso, tendrá que encargarse de la investigación. No obstante, ése no será el único cadáver de ese frío mes de febrero de 1973 en que la nieve cubre sin piedad las calles de la ciudad.

Mientras tanto, el colega ya no tan novato de Harry, Wattie, trata de alcanzar heroicamente el grado de sargento. Y del horizonte emergen otras sombras, más densas que las tormentas que se ciernen sobre Glasgow: las más peligrosas son las que obligarán a nuestro protagonista, McCoy, a regresar a su atormentada adolescencia, transcurrida en orfanatos y casas de acogida.

CLIC LIBRO

Enero sangriento

McCoy se nos presenta como un advenedizo policía intempestivo. El típico que llega para comerse el mundo, con el eslogan de cumplir y hacer cumplir la ley recién estrenado, a punto pues del choque con esa cruda realidad que conduce a todo investigador de lo siniestro y lo sórdido que s precie hacia los recovecos más insondables del mundo y hasta del alma.

Glasgow, enero de 1973. Cuando un joven, casi un adolescente, dispara a una chica en mitad de una céntrica calle y después se suicida, el detective McCoy tiene la convicción de que no se trata de un acto de violencia aislado. Mientras lidia con un compañero novato, McCoy utiliza sus contactos para acercarse a la familia más rica de Glasgow, los Dunlop, pues allí le llevan sus pesquisas.

En el mundo de los Dunlop, hay drogas, sexo, incesto; cada infame deseo encuentra satisfacción, a expensas de los escalafones más bajos de la sociedad, que incluyen al que fuera el mejor amigo de McCoy en el orfanato, el narcotraficante Stevie Cooper. La juventud de Harry McCoy, su cabezonería, y su temeridad, que le lleva constantemente a cruzar la raya de la legalidad, son las únicas armas con las que cuenta para resolver su primer caso.

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.