Los 3 mejores libros de Tom Spanbauer

Llegado a este autor por referencias de Chuck Palahniuk, se acaba descubriendo esa narrativa soterrada bajo corrientes oficiales, etiquetados varios y demás formas de analizar la literatura para acabar excluyendo a los outsiders como Tom. Solo que en esos escapes de autores tan trascendentes se acaba conduciendo a lectores inquietos hacia un sumidero incontrolable.

El Tom Spanbauer fuera de géneros es un tipo que escribe con crudeza para despertar contrastes insospechados. No hay amor sin odio ni aventura vital sin abismos. Todo lo que les ocurre a los personajes de Spanbauer nos conduce a esa noción de la existencia de todo por su contrario. Porque el visionado radical de las circunstancias de sus protagonistas destella de un a otro lado desde la oscuridad total hasta la lucidez más completa.

Pese a todo, aún escapándose de marco con ese gusto por lo subversivo, lo disruptivo y hasta lo escabroso, Spanbauer es puro realismo, ese realismo donde se nos dibuja personalidades escapando de la impostada medianía, de la normalidad que poco pinta en su ideario tan transgresor como cierto. Así que para leer a Spanbauer uno debe santigüarse considerando que lo de Bukowski solo era una caricatura. Puede gustar o no, pero se trata de una obra sin remilgos ni acomodos…

Top 3 libros recomendados de Tom Spanbauer

El hombre que se enamoró de la luna

Mientras la normalidad transcurre con su ritmo habitual de lo cotidiano, lo ominoso también sucede describiendo nuevos recorridos vitales sumidos en una percepcion perturbadora del mundo. Son pequeñas grandes intrahistorias como esta que apuntan a lo salvaje cuando el hombre es un lobo para el hombre, como diría Hobbes. Solo que el ser humano busca siempre una redención final una vez superado o sublimado lo ominoso de las circunstancias.

El narrador de esta historia es Cobertizo, un chico que se gana la vida en un hotel de la pequeña localidad de Excellent, en Idaho. El negocio está regentado por la autoritaria Ida Richelieu, prostituta y alcaldesa del pueblo. Cuando Cobertizo es violado a punta de pistola por el hombre que esa misma noche asesina a su madre india, Ida se hace cargo de su crianza. Mientras indaga en su identidad perdida, el chico pasa a formar parte de una excéntrica familia de inadaptados y marginados entre los que destacan la bella Alma Hatch y Dellwood Barker, un cowboy medio loco de ojos verdes y aires de filósofo.

Historia de una educación y de una iniciación, El hombre que se enamoró de la luna es un clásico contemporáneo sobre la sexualidad, la raza y el amor. La obra más emblemática de Spanbauer es un cuento mítico, evocativo y carnal; una celebración de la sexualidad en todas sus formas y una reflexión profunda sobre la relación de los hombres con la naturaleza y el lenguaje.

El hombre que se enamoró de la luna

Ahora es el momento

El aprendizaje más humano es, remontándonos en la historia de la literatura, el devenir del Lazarillo de Tormes. O también las aventuras de Oliver Twist del Dickens más comprometido con ese realismo sobre todo sincero a tumba abierta. En cierta forma esta historia entronca con esa idea de presentar el aprendizaje paralelo al crecimiento como una desnudez ante un mundo que empieza a cernirse como noche cerrada sobre el ser humano que empieza a buscar su sitio.

Pocatello, Idaho, 1967. Rigby John Klusener tiene diecisiete años y ha decidido emanciparse. Es hora de abandonar el hogar de sus padres, y de ese modo, con una flor tras la oreja y el dedo pulgar en alto, se dirige a pie por la autopista hacia San Francisco, ciudad que en sueños imagina como el mismísimo paraíso.

Ahora es el momento es la historia de cómo Rigby John Klusener encuentra su lugar en el mundo. De cómo se va alejando de las estrictas restricciones de una familia granjera muy religiosa y de una comunidad hermética que se ha automarginado de la explosión cultural que tiene lugar en Estados Unidos en esa década.

Ahora es el momento

Yo te quise más

Una historia más urbanita, con esa sensación de la soledad entre la masa. Pero siempre esa noción de los acontecimientos como una entrega y un compromiso con lo que sale de dentro pese al desencuentro habitual con las circunstancias.

Ben fue un iluso al creer que podría amar a un hombre y luego a una mujer, «dos personas extraordinarias, dos formas únicas de amar, de décadas diferentes, en extremos opuestos del continente», y salir indemne.

Hank y Ben establecieron una profunda amistad en el Nueva York de los años ochenta, mientras aprendían a convertirse en escritores. Hank era heterosexual, y Ben, a pesar de haber estado con mujeres, un homosexual en toda regla. En los años noventa, Ben, ya sin Hank y enfermo de sida, se enamoró de Ruth, una de sus estudiantes de escritura creativa en Portland.

El día que Hank apareció de nuevo en escena, nada pudo evitar que se cumpliera aquella famosa regla del tres, según la cual a un trío siempre sele acaba sumando un cuarto o restándosele uno. Y en este caso fue Ben quien quedó fuera.

Siete años después de la publicación de su última novela, Tom Spanbauer vuelve al panorama literario con otro protagonista inolvidable. A través de una narrativa palpitante que transita entre el tono incisivo y la más absoluta ternura, Yo te quise más reafirma a Spanbauer como uno de los autores emblemáticos de las letras norteamericanas.

Yo te quise más

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.