Los 3 mejores libros de Tessa Hadley

Una autora que hace de su obra género propio. Porque sus tramas se mueven entre el intimismo, un punto de suspense, existencialismo doméstico y acción vital entre disyuntivas y derroteros que los personajes asumen con ese punto de aventura que es la vida misma.

Así que encontrarnos con Tessa Hadley (no confundir con la también escritora Tessa Bailey) es dejarnos llevar hacia una literatura muy particular donde la proximidad de sus protagonistas, más los planteamientos sin remilgos hacia las interioridades más hondas de lo familiar, acaban por hacernos habitar las historias como esos fantasmas omniscientes que todo lo saben. Lectores en esa cuarta dimensión como de Gran Hermano. La cuestión es que no podrás despegarte de ese cristal desde el que se observa todo lo que acontece con el simple reclamo, y a su vez fascinante del suspense cotidiano.

Top 3 novelas recomendadas de Tessa Hadley

Lo que queda de luz

Es sencillo, en los impares no hay equilibrio. Más aún en un entorno de parejas que, de repente, se convierte en un triángulo donde sobresalen aristas entre ángulos más cerrados. La matemática de la convivencia bajo un mismo techo. Lo peor y… sin embargo, también lo mejor hacia un extraño exorcismo que surge de la paradójica situación.

Han sido amigos inseparables durante treinta años. Christine, la discreta pintora; su marido Alex, poeta maldito en su juventud y ahora director de escuela; el exitoso marchante de arte Zachary y su extravagante esposa Lydia.

Una apacible noche de verano Christine y Alex reciben una llamada; es Lydia, alterada, desde el hospital: Zach acaba de morir. Un mismo sentimiento invade a los tres: han perdido al más generoso y fuerte de los cuatro, el ancla que los mantenía unidos, precisamente aquel a quien no podían permitirse perder. Desconsolada, Lydia se muda con Alex y Christine, y en los meses que siguen, la pérdida, lejos de fortalecer sus vínculos, trae a la superficie antiguos deseos y agravios hasta ahora enterrados en el equilibrio que les brindaba la cuadratura de su amistad.

Lo que queda de luz

Amor libre

El amor libre es una frontera a vencer frente al ego de la pareja más convencional. Y también frente a las remotas convicciones de que la fidelidad es algo casi espiritual que te puede incluso condenar a algún tipo de infierno. La cuestión es que una vez sumidos en esa liberación, todo puede ocurrir. Y no hay posibilidad de volver atrás sin acabar mal heridos todos, egos y conciencias.

En casa de los Fischer, todo está listo para recibir a un invitado a cenar: el joven Nicholas, hijo de una vieja amiga de la familia. Hasta esa calurosa noche de 1967, ni Phyllis, una atractiva ama de casa de cuarenta años, ni su marido Roger, diplomático en el Ministerio de Exteriores, se han detenido a cuestionar su vida en común, el retrato que componen de una familia convencional de la burguesía londinense. Sin embargo, tras la cena, en el sombrío jardín, Nicholas besa a Phyllis, y por primera vez ella se pregunta si es verdaderamente feliz, y los cimientos del hogar comienzan a tambalearse.

Atraída por ese chico contestatario y de aspecto bohemio, Phyllis se arroja a una aventura sentimental que le permitirá explorar sus deseos más íntimos ante la atenta mirada de su hija Colette, apenas una adolescente a punto de internarse en la vida adulta. La experiencia pondrá en tela de juicio la visión del mundo de los Fischer y dejará al descubierto lo que se esconde tras la fachada de las apariencias.

Amor libre nos sumerge en el Londres palpitante de finales de los 60, en el que los movimientos contraculturales bullían en convivencia con los valores burgueses, de la mano de Phyllis, una mujer que se atreve a desafiar todo aquello que se espera de ella en tanto que esposa y madre. Elegante y sutil, tras Lo que queda de luz, Tessa Hadley vuelve a desplegar su maestría para explorar los recovecos psicológicos, cargar de significado lo cotidiano y crear atmósferas envolventes en una novela que habla de la onda expansiva de nuestras decisiones.

Amor libre

El pasado

En algún momento lo vivido deja de conformar lo que somos. En ese momento el pasado se cierre, se repliega y queda solo para darle melancólicos vistazos, añoranzas, alguna culpa y todo lo irrecuperable. Desde ese momento se vive con lo que se es, que no es otra cosa que lo que queda desde semejante amalgama…

Como cada verano, cuatro hermanos regresan a la casa que durante generaciones ha pertenecido a la familia. Situada en una pequeña localidad inglesa no muy alejada de la costa, se trata del mismo lugar al que su madre, harta de su marido, se los llevó cuando eran niños. Pese a que está repleta de recuerdos, la casa les resulta cada vez más ajena, y su mantenimiento, más costoso, por lo que los hermanos se plantean venderla y deshacerse de ella para siempre.

Conscientes de que este podría ser el último verano que pasen juntos, las emociones están a flor de piel y se respira una calma tensa que se ve agudizada por la presencia de Pilar, la nueva e imponente mujer de uno de los hermanos, así como por la de Kasim, el carismático hijo del exnovio de otra. Se forma entonces una amalgama de recuerdos, intereses y personalidades con la que la familia tendrá que convivir durante tres largas y cálidas semanas si quiere conservar unos vínculos que cada día parecen más débiles.

En El pasado, Tessa Hadley nos presenta una historia en la que el pasado silenciado de una familia amenaza con estallar y volverse insostenible. La memoria y el presente dialogan en una novela de prosa elegante e inconfundible flema británica, en la que el lector asiste a la puesta en común de una vida que, aunque en teoría compartieron, cada uno de los cuatro hermanos percibe a su manera, con sus propias expectativas frustradas y desde su presente y pasada singularidad.

El pasado Hadley
Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar