Los 3 mejores libros de S.J. Bennett

Tirando de una especie de fascinación, la autora inglesa Sophia Bennett hace de la reina Isabel II una protagonista de lo más insospechado para sus tramas policíacas con regusto a la sobriedad de los entramados de Agatha Christie traidos al siglo XXI. Una mezcla entre lo clásico y lo actual pivotando en torno a Isabel II que hace prácticamente un género propio de suspense monárquico.

La cosa es que previamente al fallecimiento de Isabel II e incluso a posteriori, semejante combinaci√≥n a tenido tir√≥n allende las islas brit√°nicas, llegando a multitud de lectores en espera de esas dosis de verosimilitud que acaban traslad√°ndose exponencialmente hacia un ficcionado que ubica a la anta√Īo monarca inglesa en una posici√≥n de hero√≠na que engrandece el mito. Porque uno nunca sabe donde termina la realidad y empieza la ficci√≥n en espacios tan remotos e inaccesibles como pueden ser los grandes palacios.

Top 3 novelas recomendadas de S.J. Bennett

El nudo Windsor

Este es el inicio de la serie Su Majestad, la reina investigadora. Como tal, considerando las particularidades de una trama que pivota en torno a Isabel II la cosa debi√≥ sorprender a propios y extra√Īos. Pero la idea acab√≥ cuajando y muchos fueron los que se subieron al carro de la reina en busca del criminal de turno.

Estamos a principios de la primavera de 2016 en el castillo de Windsor, donde Isabel II ultima los preparativos de las celebraciones de su nonagésimo aniversario mientras saborea una matutina taza de té. Pero el ambiente festivo se trunca de pronto cuando uno de sus invitados es hallado muerto en uno de los dormitorios de la residencia.

Todo parece indicar que el joven pianista ruso se ha ahorcado, pero un nudo mal hecho lleva al MI5 a sospechar que hay gato encerrado. La reina deja la investigación en manos de los profesionales, hasta que las pesquisas apuntan hacia sus fieles sirvientes y decide tomar cartas en el asunto.

El nudo Windsor

Un caso de tres perros

Entrados en materia en la escenograf√≠a narrativa de lo criminal, todo investigador o incluso h√©roe va encontrando nuevas n√©mesis. Porque el mal imanta con esa suerte de reto para todos y cada uno de los personajes del noir… En esta entretenida continuaci√≥n de El nudo Windsor, la reina Isabel II debe descubrir la relaci√≥n entre un cuadro desaparecido y la pavorosa muerte de un miembro de su personal.

En el palacio de Buckingham, el oto√Īo de 2016 presagia tiempos pol√≠ticos inciertos. La reina debe enfrentarse a las consecuencias del refer√©ndum sobre el Brexit, a una nueva primera ministra y a unas tumultuosas elecciones en Estados Unidos, pero todo ello resulta ser la menor de sus preocupaciones cuando la gobernanta de palacio es hallada muerta junto a la piscina. Aunque el ¬ętriunvirato¬Ľ de la casa afirma que tiene todo bajo control, Su Majestad sabe que hay fuerzas oscuras que act√ļan. Al fin y al cabo, a veces se necesita el ojo de una reina para ver las conexiones que escapan al com√ļn de los mortales.

Un caso de los tres perros

Un crimen entre la realeza

Ning√ļn descanso posible para el investigador. Ya sea un simple polic√≠a o la mism√≠sima reina.Un asesinato en los alrededores de la mansi√≥n de Sandringham, en el condado de Norfolk, altera las vacaciones navide√Īas de Isabel II.

Un descubrimiento impactante interrumpe los planes de vacaciones de Isabel II. Una mano humana y una bolsa llena de drogas han sido arrastradas por la corriente hasta una playa cercana a sus tierras de Sandringham. Con la ayuda de su secretaria privada adjunta, Rozie Oshodi, Isabel II trata de averiguar quién se esconde tras la muerte de su vecino y amigo Edward St. Cyr. Alguien en el tranquilo condado de Norfolk parece tener un secreto por el que vale la pena matar, y la reina está decidida a averiguar quién y qué es, incluso si eso significa descubrir a un asesino en su círculo más íntimo.

Un crimen entre la realeza
Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar