Los 3 mejores libros de Nicolas Barreau

Después de que Carmen Mola se desvelara como un grupo de tres escritores. Lo próximo puede ser que Nicolas Barreau, el reconocido pseudónimo de novelas rosas pueda ser un grupo de tres escritoras. Y entonces la polémica empataría de ambos lados y el asunto se zanjaría. Aunque de momento apunta a un mero ejercicio de pseudónimo para un rostro y poco más.

De momento Nicolás Barreau sorprende con un ritmo de publicaciones infernal. Títulos y títulos que van apareciendo en el mercado como si se tratara de un espíritu poseído o de una inteligencia artificial capaz de construir tramas románticas…

Finalmente llega el juicio de los lectores y la validez de sus obras queda ratificada con ese sello de superventas que acaba traduciéndose a diversidad de lenguas. Historias rosas con Paris como epicentro donde luz y amor se concitan con una probabilidad muy superior a la de cualquier otro lugar del mundo. Y es que hay fuerzas telúricas como las de París que abren almas y emociones hacia los amores más inesperados, intensos y vibrantes…

Top 3 novelas recomendadas de Nicolás Barreau

El café de los pequeños milagros


En este libro El café de los pequeños milagros, este autor demuestra por qué ha llegado hasta lo más alto del género de novelas románticas. En ocasiones parece como si los lectores de romántica fueran tipos fáciles de conquistar a través de historias melosas, sencillas, de príncipes y princesas y de finales esplendorosos.

Pero no debe ser tan así cuando aparece un autor como Nicolas, le da una vuelta al género, lo plantea como algo más y consigue con ello arrastrar a lectores y lectoras con absoluta rotundidad. Lo que ha hecho Nicolas en este libro es escribir sobre romances de hoy pero con un punto de misterio. Su protagonista, Nelly es una joven insegura, la típica chica en la que se adivina un gran mundo interior, cohibido por los miedos y condicionantes subjetivos.

Pero gracias a ese mundo interior, a esa inquietud que la acaba impelieno a moverse en cualquier dirección, esta historia romántica se dispara hacia derroteros má propios de ese género de misterio. Sin duda se trata de un interesante equilibrio entre una trama rosa, con un toque de comedia, y un interesante enigma en el que nos introducimos gracias a una mimetización con Nelly.

Pero por supuesto… el amor. No podemos extraer finalmente otra connotación principal de esta historia. Todo acaba moviéndose por, para y hacia el amor. Lo que acaba descubriendo Nelly, el mayor enigma que acabará abriéndose para ella es estando enamorada puede encontrarse más a gusto consigo misma, disfrutando de caricias y besos que, de alguna forma, acaban haciéndonos mejores.

La sonrisa de las mujeres

En alguna película romántica recuerdo haber visto una librería llamada «Serendipia». El asunto apuntaba un poco a lo mismo que lo que ocurre en esta novela y que nos asalta con la idea de una lectura transformadora no solo para la protagonista que se refugia de un París lluvioso en un libro. Porque también puedes descubrir esa ciudad de la luz que tan solo está esperando a que amaine el temporal…

En París, de vez en cuando, llueve a cántaros y sopla el viento del norte tan fuerte que parece no haber resquicio donde refugiarse. Como cuando las borrascas llegan al corazón y no sabemos cómo ni dónde esperar a que escampe.

Para Aurélie las casualidades no existen. Una tarde, más triste que nunca, se refugia en una librería y en un libro. Arrebujada en sus páginas, Aurélie reencuentra la sonrisa que creía haber perdido para siempre. Y muchas cosas más.

El tiempo de las cerezas

Aurélie, la encantadora cocinera que regenta el restaurante Le Temps des Cerises, en el barrio de Saint-Germain de París, y André, editor y escritor de éxito, son pareja desde hace un año. El día de San Valentín se acerca, y con él la fecha perfecta para una proposición de matrimonio, pero antes de que André pueda hacer la gran pregunta, sucede algo inesperado: el pequeño restaurante de Aurélie recibe una estrella Michelin y la joven cocinera no puede contener su alegría… durante tres días.

La sorpresa que parecía poner la guinda a la felicidad de la pareja ha sido solo el resultado de una confusión. Y cuando Aurélie conoce al auténtico destinatario de la distinción, el chef Jean-Marie Marronnier, que no solo cocina como los dioses sino que tiene un auténtico Monet colgado en su restaurante, las cosas se van a complicar aún más…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar