Los 3 mejores libros de Hervé Le Corre

No saber dónde etiquetar a un autor ya dice mucho de su obra. Lo de Hervé Le Corre es un híbrido desconcertante entre el noir francés, aún cargado de mucho deje policíaco, el suspense y hasta el thriller histórico. Así que Le Corre juega al despite quizás con esa entrega al oficio de escribir con ese gusto por la duplicidad. Porque nada mejor que escribir como desfogue frente a otros quehacer (Le Corre es profesor).

Mutado a escritor a partir de medianoche, o durante las vacaciones, uno disfruta de la escritura con un punto de infidelidad e irreverencia con la realidad misma y sus imposiciones diarias. Sin duda un auténtico privilegio, un espacio perfecto para desparramar la imaginación sin la cómodidad alienante de televisiones, plataformas y demás pantallas…

En su literatura, cada vez con mayor trascendencia internacional, encontramos historias para todos los gustos. Eso sí, manteniendo siempre una tensión que aborda lo psicológico y hasta lo social, según la trama. Historias para «sufrir» con ese placer masoquista de todo buen lector de suspenses, crímenes y otras oscuridades de nuestro mundo… Un autor que a medio camino, con sus particulares vericuetos, entre el Pierre Lemaitre más sofisticado en su trasfondo y el Bernard Minier más efectista en su ritmo, por citar a otros dos grandes del noir francés.

Top 3 novelas recomendadas de Hervé Le Corre

Después de la guerra

Desde la noción de que los antihéroes son los que casi siempre ganan en la realidad, nos llega esta historia tras la Segunda Guerra Mundial en la Francia tratando de recuperar un ritmo de vida aún sumido en viejos miedos y sombras.

Burdeos, años cincuenta. Una ciudad repleta de heridas tras la Segunda Guerra Mundial por la que se pasea la inquietante silueta del comisario Darlac, un policía sin escrúpulos que colaboró con el régimen nazi. Al mismo tiempo, lejos pero peligrosamente cerca, empieza a nacer un nuevo conflicto: los jóvenes son llamados a filas en Argelia.

Daniel sabe que ese es su destino. Perdió a sus padres en los campos de exterminio y es aprendiz de mecánico. Un día, un desconocido llega al garaje en el que trabaja para reparar su moto. No es casualidad. Su presencia desatará una oleada de violencia en toda la ciudad mientras otros crímenes se suceden en Argelia. La guerra nunca termina.

Bajo las llamas

Paris puede hacer gala de ser una de las primeras ciudades autónomas en un ejercicio de insubordinación que apenas se recuerda pero que apunta a la idea del pueblo como un grupo capaz de intentar la revolución hasta conseguirla. Sangre y conflictos mediante, eso sí, y asomada a los riesgos de una anarquía que no siempre parece la mejor opción dada la conocida naturaleza humana.

Por las calles de una ciudad llena de trincheras, el mal merodea con libertad. Están desapareciendo mujeres muy jóvenes y las sospechas se centran en un fotógrafo cuyos trabajos son algo peculiares.

Una de las secuestradas es Caroline, la prometida del sargento Nicolas Bellec, combatiente del bando comunero. Nadie parece tener la llave de la bodega donde está encerrada y, cuando las tropas de Versalles entren a sangre y fuego, ya no habrá escapatoria.

Investiga el asunto un oficial de policía con marcado sentido del deber, el comisario Antoine Roques. La suya es una carrera contrarreloj para dar con la muchacha, mientras se acerca el inexorable fin de la Comuna.

Perros y lobos

Hay ambientes que auguran desastres tan solo desde sus ligeras corrientes de calma chicha. Una obra que juega perfectamente con esa ambientación cortante, inquietante. La cuestión es involucrarte hasta padecer ese miedo ineludible frente a la más infausta predestinación. La perdición siempre espera…

Franck sale de la cárcel tras cumplir condena, no quiso delatar a su cómplice en un atraco: Fabien, su hermano mayor. Lo acoge en su casa Jessica, la novia de Fabien, esperan su regreso de España, adonde fue a cerrar un negocio. Pero el lugar al que llega Franck es una asfixiante vivienda que debe compartir con la familia de Jessica y un perro amenazador.

Entre los pinos de las Landas de Gascuña, lejos de Burdeos, el verano trae un calor denso, húmedo y malsano que despierta los más bajos instintos. Además, una banda violenta hostiga a Jessica y su familia. Cuando salgan a la luz los motivos reales de la ausencia de su hermano, Franck dejará de una vez por todas su disfraz de perro dócil y se convertirá en un lobo despiadado.

En Perros y lobos se mezclan la rapidez del thriller, el tono sombrío de la novela negra y un singular calado psicológico. Hervé Le Corre se revela como un escritor capaz de aunar extremos: el lirismo del paisaje agreste con la más cruda violencia humana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar