Los 3 mejores libros de Carlos Augusto Casas

Cumpliendo escrupulosamente, ya desde su apariencia, con estereotipos de escritor entregado a la causa desde todos los flancos, Carlos Augusto Casas es ya ese autor de considerables hechuras narrativas. Porque sus novelas tienen también esa personalidad de lo disruptivo, de la creatividad que traspasa los géneros para ubicarse en un espacio propio.

Quiz√°s alcanzando por momentos el g√©nero negro en su vertiente m√°s √°cida y cr√≠tica del primer noir con estribaciones sociol√≥gicas. Sin duda siempre zigzagueando en lo argumental para que sus propios personajes padezcan de una desubicaci√≥n necesaria desde la que despertar empat√≠a a la parque alienaci√≥n o extra√Īamiento. Todo en su justa medida.

La cuesti√≥n es que Casas supone un gran descubrimiento lector. Algo as√≠ como el que me supuso el genial V√≠ctor del √Ārbol en el suspense made in Spain, solo que agit√°ndolo todo en un c√≥ctel con muchos otros matices al aroma de una intenci√≥n y un inter√©s narrativo muy particular.

Top 3 novelas recomendadas de Carlos Augusto Casas

El ministerio de la verdad

Toda distop√≠a futurista con intenci√≥n sociopol√≠tica precisa de su reverencia al 1984 de George Orwell. A eso inspira ya el propio t√≠tulo de esta novela. Pero en este caso es simplemente ese gesto, evidenciado en parte del argumento, para arrancarse despu√©s con rabiosa originalidad hacia una historia que podr√≠a ser dentro de unos a√Īos o tan solo ma√Īana, quiz√°s ya hoy si me apuras…

En una sociedad vacía y marcada por las diferencias de clase, casi todos aceptan sin oposición la pérdida de libertades y las prohibiciones. Nadie se hace preguntas. Tras la Gran Pandemia, ya son muy pocos quienes se atreven a recordar que un mundo mejor fue posible.

Julia Romero es una joven periodista que se niega a aceptar la versi√≥n oficial de que su padre, un reportero que abandon√≥ repentinamente el oficio a√Īos atr√°s, se ha suicidado. Cuando Julia descubre que todo rastro de los art√≠culos de su padre ha desaparecido, su investigaci√≥n la conducir√° hacia el todopoderoso Ministerio de la Verdad, el organismo responsable de controlar y manipular la informaci√≥n que llega a los ciudadanos. ¬ŅQu√© hab√≠a descubierto su padre? ¬ŅQui√©n le ha asesinado?

Mientras, una red clandestina de resistencia vigila a Julia desde la distancia. Son ellos quienes a menudo dejan viejos ejemplares de 1984, la gran novela de George Orwell, en los buzones de quienes est√°n en peligro. Es la se√Īal de que los sicarios del Ministerio est√°n ya muy cerca.

El ministerio de la verdad

Ya no quedan junglas adonde regresar

Ni islas donde naufragar, como diría Joaquín Sabina, ni junglas adonde regresar. Por momentos la sensación de que todo está arrasado nos adentra en una sensación de limitación para la imaginación o el ánimo de aventura, con sus riesgos inherentes.

Es eso o divisar la existencia desde otro prisma. Reinventarse no al uso de las recomendaciones de los coach y gur√ļs de la inteligencia emocional sino de nuevos aventureros negados a lo cotidiano y enfrentados a√ļn a las injusticias. El pa√≠s de nunca jam√°s o los reinos de fantas√≠a llegados a la edad adulta. Los para√≠sos perdidos, las islas donde naufragar y las junglas donde a√ļn perderse para enfrentarse a inimaginables bestias de lo inmoral.

Una historia de amor y la venganza. Una trama trepidante, con sorprendentes giros argumentales, que rompen los esquemas establecidos dentro del g√©nero negro. Un viejo apodado ¬ęEl Gentleman¬Ľ espera semana tras semana la llegada del jueves. Es el d√≠a en el que ver√° a Olga, una joven prostituta que despliega sus encantos de saldo en la calle Montera.

Pero al viejo no le interesa el sexo. Durante el tiempo que pasan juntos, ambos abandonan las peque√Īas mezquindades de sus respectivas vidas para convertirse en otra mujer y otro hombre. Irreales y hermosos, como los sue√Īos. Un d√≠a Olga es brutalmente asesinada.

Cuatro abogados son los sospechosos de haber cometido el crimen y el viejo decide que ya está harto de que la vida le arrebate todo lo que ama. Ya no le queda nada, sólo la venganza. Comienza a hacer planes para matarlos uno por uno. El hombre más peligroso es aquel que no tiene nada que perder… porque ya lo ha perdido todo.

Ya no quedan junglas adonde regresar

La ley del padre

Existe un mundo que solo pertenece a una √©lite. Una realidad que los dem√°s creemos anhelar, pero que apenas un pu√Īado de escogidos conocen. Es el mundo de las grandes fortunas y el poder. Un universo donde todos tenemos un precio, siempre que haya alguien dispuesto a pagarlo. Esta es la historia de una familia con mucho dinero y muy pocos escr√ļpulos.

Los G√≥mez-Arjona son due√Īos de un enorme imperio medi√°tico y su patriarca, Arturo, parece tenerlo todo bajo control hasta que, en la celebraci√≥n de su cumplea√Īos, alguien intenta envenenarlo. ¬ŅCu√°l de sus cuatro hijos -todos corruptos y ambiciosos, aunque cada uno de un modo distinto- quiere arrebatarle el poder? Todos los padres tienen su propia ley y, aunque suponga derribar a uno de los suyos, Arturo no dudar√° en llegar hasta el fi nal para aplicar la suya.

As√≠ arranca este thriller lleno de traici√≥n, misterio y despecho fi rmado por uno de los autores m√°s prestigiosos y premiados del g√©nero. Como si mir√°ramos a trav√©s del ojo de la cerradura, Carlos Augusto Casas nos adentra en las altas esferas de la capital y nos acompa√Īa a lo largo de una trama vertiginosa en la que pronto descubriremos que ni siquiera el poder y el dinero pueden silenciar un secreto para siempre.

La ley del padre
Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.