Los 3 mejores libros de Anthony Horowitz

Ser fiel a una temática tiene su recompensa. Y es que en un género policíaco quizás no en declive pero siempre absorbido por el noir actual, un escritor como Anthony Horowitz se ha mantenido en sus trece de reverdecer ese género de suspense policial más deductivo. Y claro al final los mismísimo herederos de Conan Doyle van y bendicen su obra para conocer más peripecias de Sherlock Holmes.

No obstante no todo es policíaco en el caso de Horowitz. Tirando de basos comunicantes encontramos en sus obras novelas de aventuras o de misterio, siempre con ese componente del enigma a desvelar, ya sea para encontrar a un criminal o para hacerse con un tesoro escondido.

Así es más entendible que en una carrera literaria tan extensa como la de este autor nacido en 1957 todo confluya. Simplemente se trata de una suerte de leitmotiv narrativo. Cada cual escribe sus historias sobre lo que le apetece. Pero quien escribe durante tanto tiempo con un horizonte argumental tan próximo es porque lo hace de sumo grado. Hasta alcanzar ese grado de excelencia que da la experiencia.

Si quieres leer un libro trepidante, cargado de acción y que te imbuya en su argumento como un desafío con multitud de aristas, seguramente Horowitz pueda llegar a ser uno de tus autores favoritos. Nunca sabes si te conducirá por una ficción histórica, una historia de aventuras o un thriller. Porque el trasfondo en el caso de Horowitz es hacer de todo su mismo género.

Top 3 novelas recomendadas de Anthony Horowitz

Un asesinato brillante

Hacía poco que había dado buena cuenta del caso Alaska Sanders, de Joel Dicker. Me animé entonces con esta otra historia que apuntaba a ese doble juego entre realidad y ficción, entre literatura y vida. Resultó una experiencia gratificante hacia ese mismo desconcierto que consigue Dicker solo que en este caso con un punto de mayor acción.

Susan Ryeland ha sido durante años la editora del excéntrico escritor superventas Alan Conway. Los lectores adoran al protagonista de su serie más famosa, el detective Atticus Pünd, que se dedica a resolver crímenes en la década de los cincuenta por pueblecitos ingleses aparentemente tranquilos.

Sin embargo, la última novela que ha entregado Conway, y a la que le faltan los últimos capítulos, no es como las demás y está a punto de cambiar la vida de Susan. Aunque en la narración hay cadáveres y una interesante lista de sospechosos, entre las páginas del manuscrito se esconde otra historia: una trama que se entrelaza con la vida real en la que los celos, las envidias, las ambiciones despiadadas y los asesinatos superan con creces a la ficción.

Un asesinato brillante

La Casa de la Seda

Atreverse con un clásico acarrea, de entrada, las críticas de los puristas de turno. Se trata de los más intensos ofendiditos de la esfera creativa de cualquier arte o dedicación. Pero sin duda este encargo para sacar de su limbo a Sherlock Holmes merece la pena ser leído.

En noviembre de 1890, el invierno de Londres no da tregua. Sherlock Holmes y el doctor Watson están tomando el té junto a la chimenea cuando un caballero evidentemente nervioso irrumpe en el 221B de Baker Street. Tras contarle a Holmes una desconcertante historia acerca de un individuo que le ha estado siguiendo las últimas semanas, le suplica que le ayude.

Intrigados por lo que les narra ese hombre, Holmes y Watson se sumergen en una serie de extraños y siniestros eventos, que abarcan desde las calles mal iluminadas de Londres hasta los bulliciosos bajos fondos de Boston. Mientras investigan el caso, se topan con una contraseña susurrada: ?La casa de la seda? no es solo un misterio, también el enemigo más peligroso al que Holmes se haya enfrentado jamás; y una conspiración que amenaza con desgarrar el tejido de la sociedad en la que viven…

Con una trama diabólica y una excelente caracterización, el famoso escritor Anthony Horowitz ha creado un misterio de Sherlock Holmes de primera categoría, manteniéndose totalmente fiel al espíritu de los libros originales de Conan Doyle. Holmes ha vuelto con todo el ritmo, la sutileza y los poderes de deducción que le convirtieron en el mejor detective del mundo.

La casa de la seda

Muerte es la sentencia

«No deberías estar aquí. Es muy tarde…» Estas fueron las últimas palabras que registró el teléfono móvil de Richard Pryce, un prestigioso abogado especializado en divorcios, antes de ser golpeado hasta la muerte con una botella de Chateau Lafite del año 1928, valorada en más de 3.000 libras esterlinas.

Lo más curioso del caso es que Richard Pryce ni siquiera era un buen bebedor. ¿Qué hacía ahí la botella, entonces? ¿Y por qué esas últimas palabras grabadas en la memoria de su teléfono? La polícia tampoco sabe interpretar los tres dígitos pintados en la pared, y los sospechosos para matar a Richard Pryce son numerosos.

Daniel Hawthorne asume la investigación con la ayuda de Anthony Horowitz, otra vez en el papel de Watson de un Holmes moderno. Conforme ambos personajes se adentran en la oscura madeja del crimen, Horowitz se dará cuenta de que su compañero tiene secretos inconfesables, que quiere mantener lejos de la luz a toda costa. Algunos de ellos quizá deban verla, pese a que eso ponga en juego la vida del autor.

Muerte es la sentencia

5/5 - (14 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar