3 mejores libros de Terenci Moix

Hay personajes que, para todos aquellos que ya teníamos uso de razón entre los 80 y 90, se incorporaron con todas las de la ley al imaginario popular. Terenci Moix era tan buen escritor como singular personaje. Una especie de mimetización entre su profesión y la materialización de su imaginario argumental en su mismísima persona.

Las televisiones y radio de los ochenta y noventa pugnaban por contar con sus servicios para hacer las veces de cronista de cualquier evento social. Su sonrisa y su lenguaje popular funcionaban perfectamente para empatizar con el espectador.

Una empat√≠a que, dicho todo, tambi√©n cultivava a las mil maravillas en su quehacer literario. Por otro lado fundamento para traerlo a este blog. Terenci Moix era capaz de narrar momentos de la historia (con su devoci√≥n por la egiptolog√≠a) aportando un car√°cter cinematogr√°fico. Un estilo muy especial que parec√≠a hacerle transitar m√°gicamente entre el gui√≥n y la novela. Sin duda un escritor √ļnico, pol√©mico en no pocas ocasiones, pero siempre echado en falta en el espacio cultural de nuestro pa√≠s.

Top 3 mejores novelas de Terenci Moix

El amargo don de la belleza

Un título de gran sonoridad y con ese punto de dicotomía existencial que ya por sí solo presagia una buena obra. Y la lectura, finalmente, gratifica sumamente.

Es como si, de alguna mágica forma, esta novela pudiera solaparse con La vieja sirena, de José Luis Sampedro. No es que las novelas empasten argumentalmente, pero sin embargo, a mi parecer componen un maravilloso mosaico de aquellos días en los que la civilización del Nilo se mostraba como la modernidad de nuestro planeta.

El arte, la filosofía, la agricultura, la mitología y las creencias… Dos novelas que se complementarían perfectamente en una novela consecutiva.

En el caso concreto de Moix se trata del detalle, del imaginario en torno a cómo podía ser vivir para los más famosos personajes como Keftén o Nefertiti.

¬ŅC√≥mo ser√≠a el amor de aquellos d√≠as de nuevas luces de la humanidad? ¬ŅC√≥mo interiorizar√≠an en su alma las necesarias creencias con las que afrontar infortunios o bendiciones climatol√≥gicas? Un aut√©ntico retrato preciosista de personajes y personalidades con el trasfondo b√°sico de emociones y pulsiones humanas, las mismas entonces que ahora.

El amargo don de la belleza

No digas que fue un sue√Īo

Conociendo la faceta p√ļblica de Terenci Moix, su declarada pasi√≥n por la egiptolog√≠a y su desmedida busqueda del amor como argumento narrativo, sin duda esta novela debi√≥ ser para √©l una necesidad creativa.

Hablar de Cleopatra y Marco Antonio, una de las primeras narraciones amorosas completas (con su romanticismo pero también con su lado más mundano, pasional y avieso en ocasiones), tuvo que ser un auténtico climax literario para Terenci.

Si además su gran novela acabó ganando el premio Planeta, la publicación debió ser un auténtico orgasmo. Como realmente orgásmico es introducirte en las descripciones sin filtro, en los detalles más profusos sobre el amor y la traición, sobre la tragedia y la destrucción.

Una novela de amores pretéritos que, entre sus fastuosas descripciones, acaba convirtiéndose en amor en esencia llegado hasta hoy. En este link encontrarás una nueva edición conmemorativa de Planeta.

No digas que fue un sue√Īo

El arpista ciego

Si a la capacidad narrativa sobre la antig√ľedad, le unimos el poder descriptivo del autor y le sumamos un misterioro planteamiento como trasfondo, nos encontramos con una novela ambientada en el antiguo Egipto con visos de cierto misterio y un esp√≠ritu transformador de la Historia.

Que lo que nos cuenta Terenci Moix tiene poco de ajuste a los c√°nones egiptol√≥gicos, pueda ser. Que la novela se escribi√≥ poco antes de morir el autor y su entera redacci√≥n sea un gui√Īo hacia todos sus fieles lectores, tambi√©n podr√≠amos acercarnos.

Salir por la puerta grande, crear literatura para transgredir, escribir como los √°ngeles para acabar protestando ante los m√°s puristas que no siempre lo reconocieron en toda su gran magnitud.

Y pese a todo, esta es una gran novela donde la Historia se convierte en fantasía, en erotismo y en la suave sinfonía de un arpa sonando a media luz sobre una ligera corriente del Mediterráneo.

El arpista ciego

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.