Los crímenes de Saint-Malo, de Jean-Luc Bannalec

Todo parece estar debidamente estudiado por Jörg Bong. Desde el propio pseudónimo a utilizar, Jean-Luc Bannalec, hasta la figura del comisario Dupin trascendiendo a lo literario y convirtiéndose en un elemento recurrente que asalta el imaginario veraniego con fascinante cadencia. Porque desde una bretaña francesa asaltada por toda su costa y sus luminosos parajes por siniestros contrastes criminales, Dupin llega cada verano desde hace años para desentrañas malévolos planes de asesinos alevosos en busca de gloria, venganza o poder.

Crímenes perfectos en los que la deducción se nos plantea como un reto para recuperar ese aspecto policíaco clásico de las primeras novelas de este género. La cuestión es disponer de un protagonista excéntrico como Dupin para que los laberínticos modus operandis de turno se nos presenten sorprendentes, resueltos mitad instinto mitad análisis.

El comisario Dupin debe asistir a un seminario en la Escuela de Policía de Saint-Malo que pretende fomentar el trabajo conjunto entre los cuatro departamentos de la Bretaña. La perspectiva no puede agradar menos a Dupin, condenado a pasar cuatro días con el prefecto. De modo que el lunes, aprovechando la pausa de mediodía, el comisario acude al mercado de Saint-Servan para distraerse y comprar algo de queso. Pero allí mismo aparece una mujer con un cuchillo clavado en el corazón. Se trata de Blanche Trouin, una exitosa cocinera de la región cuyo restaurante goza de una estrella Michelin.

Los testigos apuntan a su hermana Lucille, también cocinera de renombre, puesto que al parecer existía una enorme rivalidad entre ellas. Lucille estaba empeñada en superar el éxito de su hermana y la acusaba de haber utilizado un libro de recetas de su padre al que ella no había tenido acceso. Dupin, quien en un principio piensa que tal vez podrá usar el caso para saltarse el seminario, deberá por el contrario colaborar con los otros comisarios para resolverlo.

En Los crímenes de Saint-Malo el comisario Dupin se deleitará con las ostras de Cancale al tiempo que escucha historias de corsarios, fragatas y valiosos tesoros e intenta resolver su último caso.

Ya puedes comprar la novela “Los crímenes de Saint-Malo”, de Jean-Luc Bannalec, aquí:

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.