El caso Fitzgerald, de John Grisham

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Una nueva y fresca novela de John Grisham que abandona repentinamente el thriller judicial para introducirse en esa suerte de novelas de aventuras que convierte a los delincuentes y ladrones en aventureros en busca de gloria, poder o dinero.

Porque la banda de ladrones que asalta la biblioteca Firestone  de la Universidad de Princeton consiguen hacerse con los manuscritos del mítico escritor F. Scott Fitzgerald.

La cuestión es adivinar quien es el encargado de semejante encargo. Porque desde el momento del robo, la novela empieza a ramificarse en diferentes escenarios por donde se desliza la idea de lo subrepticio, del mercado negro, de los intereses más aviesos. Porque los manuscritos del escritor están asegurados por 25 millones de dólares. Y quizás lo que menos quiera el ladrón principal sea disponer de esos textos de uno de los grandes autores de la generación perdida americana.

En el despliegue de escenarios, a través de los cuales se intuye la voluntad del autor por componer una trama elaborada y con el típico gancho del qué pasará.

Ahí es donde Bruce Cable empieza a descollar como personaje muy relevante de la trama. Desde su famosa librería en Camino Island, Florida, cuando cierra las puertas al público en general, Bruce abre otra tienda muy distinta en la que consigue grandes beneficios mediante el mercadeo de grandes obras literarias en su versión más primaria, ya sea manuscritos o primeras ediciones. En uno u otro caso suelen ser siempre obras conseguidas de manera irregular.

El segundo personaje en discordia es Mercer Mann la escritora en ciernes que encuentra en una propuesta la solución a su estancada carrera. Cuando recibe la propuesta de escribir su mejor novela, con todos los gastos pagados, en Camino Island, piensa que por fin alguien apuesta por ella, hasta que intuye que no todo es gratuíto. Contando con su anodina apariencia, Mercer descubre que puede estar siendo utilizada para investigar a Bruce Cable, y lo cierto es que quien tuviera la brillante idea pudo acertar de lleno. Porque Mercer acaba conociendo detalles sumamente trascedentes que la pueden poner su vida en riesgo, como una de esas grandes novelas negras que quisiera escribir.

Mitad aventura mitad thriller. El robo y el delito como una acción trepidante envuelto en ese tono menor que acaba envolviendo el género de aventuras. Intereses cruzados y voluntades aviesas. Coleccionismo y dinero, seguros e investigaciones.

Ya puedes comprar la novela El caso Fitzgerald, el nuevo libro de John Grisham, con descuentos para accesos desde este blog, aquí:

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.