Las 3 mejores novelas de Jane Smiley

Hay escritores con misi√≥n en su obra. Con el paso del tiempo autores como Jane Smiley cobran esa entidad de la trascendencia. Porque Jane relata vivencias √≠ntimas de cada √©poca. Narraciones que mueven las almas en su contexto, acaban por hacer labor antropol√≥gica en √ļltima instancia.

Jane hace de lo cotidiano, de puertas hacia adentro, género literario. Y el resultado es un habitar de hogares ajenos, un compartir de grandes ilusiones y estrepitosas caídas. Con una mezcla de morbo por observar las vidas ajenas y un sintonizar de almas que disfrutan y padecen en la misma medida que los lectores con los que acaban intimando.

Con una escenografía puramente made in USA, sin embargo todo lo que compone Jane Smiley tiene un componente humano sin mayor condicionantes. Y las diferencias culturales pronto se difuminan gracias a la hondura de sus personajes que acaban siendo apátridas en todo el mundo. Justo como es la existencia misma de cualquiera de nosotros una vez despojados, quizás hasta liberados, de cualesquiera condicionantes llegados del entorno.

Top 3 novelas recomendadas de Jane Smiley

Heredar√°s la Tierra

Solo que la herencia es un valle de lágrimas, podía haber redondeado el Creador. Porque más allá del esfuerzo, el tesón, la vitalidad y la voluntad, los imponderables y las contingencias también se encargan de escribir esos libros de las sagas familiares, del infortunio y los aciertos como simples bolas del azar que entran a sortearse en la misma cantidad que todo lo demás que cada uno pone.

Durante generaciones, la familia de Larry Cook ha trabajado sin descanso hasta convertir un terreno pantanoso e inhóspito en una de las granjas más prósperas del condado de Zebulon, en Iowa. El propio Larry ha consagrado su vida a este cometido, por eso todos se sorprenden cuando, en mitad de una celebración con vecinos y familiares, comunica la cesión inmediata de la propiedad a sus hijas.

Las tres herederas reaccionan de forma muy distinta al anuncio del padre, movidas por sus diferentes personalidades y circunstancias: Ginny es una mujer llena de buenas intenciones, si bien frustrada por su infertilidad; Rose lucha por recuperar su fortaleza tras someterse a un duro tratamiento médico; y Caroline ejerce como abogada en la ciudad, ajena al día a día de la granja.

Cuando esta √ļltima muestra reticencias ante la rara iniciativa de su padre y la complacencia de sus hermanas, Larry responde excluy√©ndola tajantemente de la herencia. Este violento arranque no es sino el primer indicio de un comportamiento cada d√≠a m√°s indescifrable por parte del patriarca, cuyo historial de arbitrariedad y manipulaci√≥n comienza a recrudecerse, lo que da lugar a una transformaci√≥n de las relaciones de las hermanas con su padre y entre ellas mismas.

En Heredar√°s la tierra, la inconfundible voz de Jane Smiley se mimetiza con el paisaje que describe para abordar, desde la ternura y la violencia, temas como el apego, la enfermedad, la lealtad, la insatisfacci√≥n, las apariencias y la impronta de los traumas. Esta historia, que recupera y reinterpreta la tragedia shakesperiana de El rey Lear, trasciende los mil acres de la granja de los Cook y revela los conflictos de ser mujer ‚Äďy esposa, hermana o hija‚Äď en un mundo rural superado por la llegada de la modernidad, las secuelas de Vietnam y los anhelos de una generaci√≥n desconcertada ante el sue√Īo americano.

Heredar√°s la tierra

La edad del desconsuelo

O como dir√≠an los Celtas Cortos… ¬Ľ a veces llega un momento en que te haces viejo de repente¬Ľ. El asunto va de eso, de la infelicidad sobrevenida. Y de la posibilidad cada vez m√°s dificultosa para rehacerse con el paso de los a√Īos. La balanza se decanta cuando el pasado ya pesa indudablemente m√°s que el porvenir…

Cuando Dave escucha a su esposa Dana musitar ¬ęNunca m√°s volver√© a ser feliz¬Ľ, quiz√° sin haberse dado cuenta siquiera de que lo dec√≠a en voz alta, siente que ambos est√°n a punto de perder todo aquello que una vez desearon: sus a√Īos de apacible matrimonio, tres hijas, la pr√≥spera cl√≠nica dental que comparten.

Ahora Dave está convencido de que Dana se ha enamorado de otro hombre y, de manera inesperada, decide que la mejor manera de salvar su relación es evitar que su esposa descubra que él lo sabe. En La edad del desconsuelo, Jane Smiley narra con asombrosa autenticidad los ritmos de lo cotidiano y cómo de pronto se ven sacudidos por una emoción inesperada, dando lugar a situaciones tragicómicas y a una demoledora meditación sobre la vida en pareja, la pérdida y la infelicidad.

La edad del desconsuelo

La mejor voluntad

La voluntad levanta monta√Īas. Solo que en ocasiones las generaciones posteriores no las pueden subir… o es que ya no les atrae el reto. O simplemente desprecian esas monta√Īas erigidas por sus padres. Y se someten a las umbr√≠as como √ļnico espacio donde se encuentran c√≥modos en el mundo.

Bob Miller ha creado el para√≠so con el que siempre so√Ī√≥: una granja en lo alto de un valle, a cinco kil√≥metros del pueblo m√°s cercano, donde √©l y su esposa Liz viven y cr√≠an a su hijo de siete a√Īos, Tommy, cultivando su propia comida, hilando y tejiendo su ropa, fabricando sus propios muebles. √Čl mismo construy√≥ la casa en la que habitan, sin tel√©fono ni televisor, sin autom√≥vil, sin m√°s conexi√≥n cotidiana con el mundo exterior que los viajes diarios de Tommy a la escuela.

All√≠ viven, piensa Bob, y all√≠ vivir√°n siempre. Bob y Liz se enorgullecen del estilo de vida autosuficiente que han escogido, pero si de algo se siente verdaderamente orgulloso Bob es de Tommy, ese chico entusiasta, receptivo, obediente y dispuesto a dejarse guiar por su padre. Por eso nunca habr√≠a imaginado que un d√≠a su hijo fuera capaz de agarrar dos mu√Īecas de una compa√Īera de clase y destrozarlas. Sin embargo, ese d√≠a llega y a Bob le recorre un escalofr√≠o. Algo va mal, realmente mal, y √©l no lo ha visto venir.

En La mejor voluntad, un s√ļbito arrebato de violencia es el detonante que remover√° los cimientos del aparente ed√©n familiar de los Miller. En una narraci√≥n que avanza con paso inexorable hasta un final impactante, Jane Smiley, con su distintivo talento para retratar las relaciones familiares, se sumerge en los miedos y las esperanzas que depositamos en nuestros hijos, y una vez m√°s subraya los modos en que, sin darnos cuenta, boicoteamos nuestros propios sue√Īos, incluso cuando actuamos con la mejor de las intenciones.

La mejor voluntad

Otros libros recomendados de Jane Smiley

Un amor cualquiera

Evocando a lo vulgar, a lo com√ļn, a esa median√≠a que hace del amor un estridente componente sin sustancia ni sentido. Un t√≠tulo que destripa el enamoramiento hasta lo que queda con el paso de un tiempo que enquista lo malo y devora para siempre lo bueno.

Hace ahora justo veinte a√Īos, los Kinsella eran, en apariencia, una familia id√≠lica y feliz. De un d√≠a para otro, el marido de Rachel vendi√≥ sin avisarle la casa en la que viv√≠an y se llev√≥ a los cinco ni√Īos al extranjero. Hace ahora justo veinte a√Īos de la ruptura, este preciso fin de semana en que tres de los hijos de Rachel, ya adultos, cada uno de ellos sumido en su particular crisis personal, se han reunido en la casa materna.

Con esos recuerdos tan vivos para Rachel, no es de extra√Īar que una conversaci√≥n casual, en el porche, despu√©s de cenar, derive en una confesi√≥n sobre los acontecimientos que propiciaron aquella ruptura; lo que sin duda ella no espera es que sus hijos tengan tambi√©n algo que contarle‚Ķ

Un amor cualquiera

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar