La señal, de Maxime Chattam

La señal, de Máxime Chattam
Disponible aquí

Hacía ya tiempo que Maxime Chattam venía dando buena cuenta de su capacidad narrativa en una literatura oscura que compendiaba lo paranomal y el thriller.

Y conforme fue dando más protagonismo al thriller fue también llamando más y más la atención de tantos y tantos lectores que encuentran en el género de suspense el abastecimiento natural para sus lecturas de cabecera.

Hasta llegar a «La señal», una de esas novelas redondas que ya lo ha sentado a la mesa de sus compatriotas Franck Thilliez o Bernard Minnier. Toda vez que Fred Vargas, la también francesa maestra del noir, se ausentó educadamente para ocupar otras mesas de mayor gloria. Más que nada por el reconocimiento de grandísimos galardones de la Literatura con mayúsculas.

Cuando un escritor se convierte en protagonista de una trama se genera una sensación de extrañeza, de ambigüedad entre autor y personaje. Ideal para construir historias desconcertantes y laberínticas como «El resplandor» o «Misery» o incluso «La verdad sobre el caso Harry Quebert«.

En esta ocasión conocemos a Tom Spencer. Y de nuevo entramos en el juego de la escapada, de la desubicación, de la inquietante sensación de un viaje que puede hacer saltar la idílica apariencia del matrimonio y sus tres hijos.

Efectivamente, pronto vemos que la fuga del estrés hacia Mahingan Falls (un poco más al sur de Maine, ¿te suena?) acaba convirtiéndose en una de esas emboscadas del destino, harto de que todo transcurra entre felicidad y prosperidad y entregándose a los brazos del diablo y la locura como un juego de dificil salida.

La cuestión en un argumentario recurrente es descubrir si el autor consigue elevar la tensión al nivel de sus referentes míticos. Y sí, lo consigue completamente.

Porque el manejo endiablado de lo paranormal le viene al autor ya de oficio. Y va trufando la trama de esos flashes de extrañamiento que nos dejan al borde de una catarsis del miedo. Un miedo que se conjuga con la búsqueda de una salida que precisamente pasa por encontrar verdades, motivos, razones.

Solo que una vez el mundo se prepara para ser devorado por sus sombras, la solución para la hecatombe no se puede atajar desde pistas fáciles sino tratando de deducir el significado de las señales hacia el fin. Todo encaja en un plan que ruge como un lejano trueno, en espera de la siniestra tormenta de acontecimientos por llegar.

Ya puedes comprar la novela La señal, la novela de Maxime Chattam, aquí:

Disponible aquí

1 comentario en «La señal, de Maxime Chattam»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.