La señal de la cruz, de Glenn Cooper

Hacía tiempo que no me encontraba con una historia sobre estigmas cristianos que siempre apuntan a lo sobrenatural como atávico recuerdo de aquellos que eran elegidos por Dios. Así que no está de más señalar esta trama que ubica en nuestros días un nuevo caso de santidad improvisada, de elección de un nuevo mensajero divino que portará con él alguno de esos secretos que cualquiera quisiera desvelar para aclarar el devenir de este mundo nuestro.

La cuestión es siempre sostener la duda, presentar la sospecha sobre algún interés creado capaz de despertar las milenarias marcas de Dios sobre la carne humana. No pocas confesiones paralelas de hoy en día, sectas u otras organizaciones en busca de devotos creyentes capaces de todo como un ejército pueden andar tras el asunto de un cura que parece haber sido marcado para manifestar alguna nueva voluntad mesiánica. Y tal como está el patio se nos ocurren plagas y apocalipsis a punto de volcarse sobre nuestra civilización como un nuevo diluvio universal. En ello andarán los protagonists de esta historia…

Cal Donovan, eminente profesor de Historia de las religiones y Arqueología en Harvard, es llamado con urgencia al Vaticano. Debe dar su opinión sobre el misterioso caso de un sacerdote que sufre los estigmas de la crucifixión y afirma tener visiones místicas. Donovan comprueba asombrado que las heridas del religioso son reales y que se parecen a las infligidas a Jesús en la cruz.

La situación se convierte en preocupante cuando el clérigo es secuestrado y Donovan descubre que él no es el único interesado en este supuesto milagro. ¿Por qué una misteriosa sociedad trata desesperadamente de averiguar la clave de los estigmas? La respuesta es un secreto milenario y será una verdadera bomba de relojería si cae en las manos equivocadas.

Ya puedes comprar la novela «La señal de la cruz», de Glenn Cooper, aquí:

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar