La mujer del bosque, de John Connolly

La mujer del bosque
clic libro

Cuando un escritor inagotable como John Connolly termina por hacer de un protagonista como Charlie Parker un estereotipo perfecto del ser humano capaz de albergar emociones encontradas, sensaciones opuestas y pensamientos antagónicos en un mismo ser, todo ello con rabiosa verosimilitud, el filón narrativo acaba por mostrar la mejor veta creativa.

Por supuesto que Charlie Parker es un antihéroe. La cuestión es que los lectores ya no caen fascinados en los brazos de los héroes clásicos. Porque asumido el lado oscuro de todos, los perfiles psicológicos que más se nos asemeja tienen mayores posibilidad de llegarnos.

Luces y sombras, en ocasiones excusas peregrinas para justificar lo injustificable, para cabalgar esas contradicciones de los tiempos que vivimos. Ese es Charlie Parker, un hacedor del bien moderno, un alma tan inspirada como atormentada. Ni más ni menos.

Es primavera y, en los bosques de Maine, las tormentas aceleran el deshielo. Hasta que, de pronto, cuando un árbol cae, junto a las raíces queda al descubierto el cadáver de una joven. Los policías y forenses que investigan lo que pudo ocurrir no tardan en averiguar que la mujer dio a luz poco antes de morir.

Sin embargo, en los alrededores no hay ni rastro del recién nacido, que quizá ahora cuente unos tres o cuatro años. Para encontrarlo, el abogado Moxie Castin pide ayuda al detective Charlie Parker. Pero Parker no es el único que ha emprendido esa búsqueda.

Tiempo atrás, alguien siguió los pasos de esa joven, alguien que deja cadáveres tras de sí. Y en una casa cercana a los bosques, un teléfono de juguete empieza a sonar. Suena para un niño que está a punto de recibir una llamada de una mujer muerta. Pero, cuando los muertos llaman, sólo Charlie Parker se atreve a contestar.

Ya puedes comprar la novela «La mujer del bosque», un libro de John Connolly, aquí:

clic libro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.