La jefa. Ambicion y locura en Netflix

Aitana Sánchez Gijón siempre tuvo algo. Acabo de ver esta película y observo que mantienen ese no sé qué de carisma que va entre sus dones físicos y algo más allá de su mirada. La acompaña al otro lado del ring una para mí desconocida Cumelén Sanz. Una actriz que equilibra la peli por el otro lado con una juventud llevada a la interpretación desafiante, irreverente, enérgica hacia cualquier extremo.

Entre las dos se guisan y se comen esta historia de sintonías existenciales entre almas que acaban convirtiéndose en espeluznantes desencuentros. Por momentos parece que un extraño amor entre maternal o lesbiano madura entre ellas. Beatriz acoge a su empleada con los brazos abiertos. Sofía es muy inteligente y atrevida.

Conforme ambas van concitándose en la espiral de su existencia compartida disfrutamos de un toque de romanticismo extrañado como de cenicienta que por fin convence a su madrastra. Por entonces la cosa tiene hasta un punto de dulzura. La cuestión en esas escenas es saber mantener un punto de intriga que puede ir desde elementos propios de la trama (una mirada sospechosa) hasta la música de fondo que rompe en mil pedazos las apariencias. Un acierto la selección musical sin duda…

El tercero en discordia es el novio de Sofía, apartado de la trama vital que ha unido a jefa y empleada mucho más allá de la relación laboral. Porque Sofía quiere mucho a su novio pero ante ella se presenta una de esas disyuntivas irrenunciables que conducen al éxito más soñado o seguramente más obsesionado.

Y tirando de obsesiones encontramos entonces también las manías propias de la jefa, Beatriz. Porque sin decirnos mucho de su pasado, vamos vislumbrando los miedos a la soledad, posibles fracasos personales salpicados como gotas de sangre en el sendero del éxito profesional.

Así que ambas son almas gemelas ubicadas en polos opuestos. La cosa es que las dos quisieran ubicarse en la posición contraria. Sofía querría ser Beatriz y Beatriz querría ser Sofía. La juventud o la gloria y el lujo de una exitosa mujer de negocios.

Avanzar más en la trama es destripar el argumento. La cuestión es abordar aspectos paradigmáticos de la mujer actual en sociedad para romperlos en mil pedazos hacia una situación de máxima tensión. Los cielos se abren allá donde se pueden asomar a los más insondables abismos. Sobre ellos, Beatriz y Sofía esperan culminar sus más oscuros sueños…

5/5 - (10 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar