La hora de las gaviotas, de Ibón Martín

Tenemos la suerte de disfrutar de una gran pléyade de escritores de suspense que alternan sus historias para ocupar nuestras mesillas de noche con nuevas y grandes novelas. Podrían ser desde Dolores Redondo hasta Victor del Árbol y por supuesto un Ibón Martín ya asentado en esa madurez narrativa que también llega con los cuarenta y tantos.

Una consolidación alcanzada después de forjarse entre dispares géneros para encontrar un híbrido entre su gusto por lo paisajístico y la introspección que puede nacer de la observación de un caprichoso y oscuro mar Cantábrico, capaz de desentrañar hondas historias de fondos abisales no solo oceánicos sino humanos.

Porque en el suspense o thriller actual los lectores buscan siempre más, anhelan por los motivos del mal, por las razones para que la visión del mundo se oscurezca desde las mentes capaces de la animadversión como fundamento vital.

Lo telúrico una vez más adquiere ese protagonismo que lo impregna todo, dede el frío aroma costero que hiela la sangre hasta el deje a salitre que satura las corrientes de aire hasta restallar como pellizcos sobre nuestra piel.

Tras el éxito de La danza de los tulipanes, Ibon Martín regresa con un thriller sinuoso, magnético e impecable, en el que Ane Cestero y su unidad especial se enfrentan a un enemigo de múltiples rostros: el odio irracional que puede habitar en cualquiera de nosotros.

Ya puedes comprar la novela «La hora de las gaviotas», de Ibón Martín, aquí:

clic libro


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.