La Costa de las Piedras, una novela de aventuras en Mallorca

Una novela de aventuras que nos llega bajo el pseudónimo de Alejandro Bosch, quizás para terminar por redondear ese punto de misterio que inunda la trama. Porque la historia despega desde su componente magnético de toda aventura basada en un enigma histórico. Presentado para la ocasión con ricos matices con los que este tipo de narradores estilo Dan Brown o Javier Sierra nos redescubren ciertos eslabones esenciales que concatenan el devenir histórico más insospechado.

La narración en primera persona consigue ese efecto de mayor proximidad, de empatía, de mimetismo perfecto con un argumento que nos gana desde sus primeras pinceladas. El protagonista, Ron Ferrer se ocupa de adentrarnos irremisiblemente en el meollo desde los primeros capítulos de su trepidante aventura.

Añadámosle a su naturaleza de novela de género de aventuras (salpicada de divulgación histórica como toda ficción que se retrotrae a cualquier época previa), una suma de aconteceres que tiñen las escenas de ese noir inquietante que emerge conforme Ron se va aproximando a secretos de primera magnitud…

Junto a Ron Ferrer tenemos a Patricia Oliver. Entre ambos todo cobra otra dimensión porque conforman equipo, tandem perfecto para que la trama avance ágil, servida con la riqueza de sugerentes diálogos no exentos de un deje romántico que empasta perfectamente en el todo. Porque no hay buen historia sin pasiones de por medio…

Con ellos dos viajamos hasta Palma de Mallorca (¡¿Qué más se puede pedir?!). Entre esplendorosas y cautivadoras luces del Mediterráneo, se va componiendo un juego de luces y sombras que el buen narrador tras el pseudónimo de Alejandro Bosch, sabe presentar como un juego para nuestra atención y hasta para nuestros sentidos. Sí, porque se trata de un estilo casi sensorial.

Para cualquiera que visite Palma de Mallorca, o tantos otros rincones de la isla en general, el conjunto se nos ofrece como ese paraíso accesible. La cuestión era redibujar su mapa para además conferir de un encanto a tantos y tantos ricones que esta novela se ocupa en transformar… Porque la parte de ficción histórica nos facilita disfrutar de ese otro turismo de los grandes lugares con grandes páginas de la Historia. La Mallorca de esta novela nos gana para la causa de las urbes históricas levantadas con sillares que esconden enigmas y tesoros por partes iguales. Que se lo digan a nuestro geólogo Ron Ferrer…

Lo que ocurrió en el lejano 1231, o sea la consecución de la conquista para los reinos cristianos de la isla de Mallorca, materializada por el rey Jaime I, nos llega desde un novedoso prisma con muchos interrogantes por responder. Todo puede pasar cuando una investigación va desvelando las pistas hacia esas insospechadas respuestas… ¿Te animas a descubrirlo?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.