La casa eterna, de Yuri Slezkine

Una canción de Def con Dos se preguntaba retóricamente sobre quién había traducido los discursos de Lenin. Algún culpable debía haber en ese desastre que fue la implantación del comunismo.

Y es que sí, más allá de la parodia musical algo salió mal, rematadamente mal. En primer lugar porque se enfrentaba a la naturaleza humana, individualista y anhelante del acopio material desde que habitábamos las cuevas (no vale poner como excusa la deriva del capitalismo que solo empeora la esencia). En segundo lugar porque la naturaleza humana es capaz de cualquier malabarismo, de toda excusa y justificacion, de la más peregrina defensa para explicar porque se termina actuando en contra de lo explicitado.

La inspiración marxista acabó activándose en un engendro como la URSS y acabó por autodestruirse como solo lo puede hacer una obra humana, a lo grande. Este libro nos aporta una nueva visión desde lo anecdótico aunque esclarecedor. Mejor tener a todos los lumbreras juntitos en un único edificio por si acaso. Y ya si eso, una vez todos reunidos, pues se van haciendo cribas cuando sea menester…

Sinopsis

Proyectada por el visionario arquitecto Borís Iofán e inaugurada en 1931, la Casa del Gobierno es un colosal edificio de más de quinientos apartamentos que se alza en la orilla del río Moscova, delante del Kremlin, destinado en origen a alojar a los principales dirigentes e intelectuales soviéticos y a sus familias. Yuri Slezkine rastrea la historia de los devotos e ideólogos de la causa bolchevique que gobernaron la urss y terminaron convirtiéndose en víctimas de las purgas estalinistas.

Un texto que combina hábilmente biografía, crítica literaria e historia con las fascinantes teorías sobre las revoluciones, las profecías milenaristas y las utopías. El resultado es el relato, en la tradición de Guerra y paz, Vida y destino y Archipiélago Gulag, de los avatares de los inquilinos de un edificio que, como la propia Unión Soviética, fue un inquietante experimento humano y terminó habitado por los fantasmas de los desaparecidos que, pese a los empeños del régimen, jamás cayeron en el olvido.

Ya puedes comprar «La casa eterna», de Yuri Slezkine, aquí:

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.