La casa de las voces, de Donato Carrisi

El bueno de Donato Carrisi siempre nos deleita con híbridos entre enigmas y crímenes, una suerte de género de misterio que acaba rompiendo como un noir en toda regla. El mestizaje siempre es un acierto cuando se consigue conjugar lo mejor de cada parte. Y claro, conforme uno se va haciendo experto en la mezcla, como es el caso de Carrisi, más se aproxima a esa excelencia que acaba siendo el etiquetado de superventas.

En esta ocasión todo parte de la psique como laberinto, con esa jugosa sensación de pasillo estrechos y de confusos espejos por donde la mente nos lleva cuando sucumbimos al delirio o trauma de turno que nos presenta el autor. Lo de la infancia como trasfondo aporta un componente de extrañamiento, de sombras entre el colorido natural de infancias asaltadas por acontecimientos impropios.

Porque todo lo que ocurren en la niñez, cuando no debiera haber sucedido nunca, se queda ahí como una mácula capaz de marcarlo todo, el destino y las pulsiones más siniestras. La voluntad puede querer ofrecernos salidas. Y quizás la memoria pueda ocuparse en sepultar lo que no debiera haber sido. Pero es cuestión de tiempo que todo aflore…

Pietro Gerber es un psicólogo diferente a los demás: su especialidad es la hipnosis y sus pacientes tienen una cosa en común: son niños. A veces, niños traumatizados o que esconden recuerdos que son incapaces de evocar. Es el mejor especialista de Florencia y colabora con la policía en casos criminales.

Un día recibe la llamada de una colega australiana que le pide ayuda con una paciente, Hanna. El caso es interesante, pero también muy especial: Hanna es ya una adulta y su recuerdo infantil es un asesinato que no sabe si cometió.

Ya puedes comprar la novela «La casa de las voces», de Donato Carrisi, aquí:

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.