Fuego nocturno, de Michael Connelly

Fuego nocturno
clic libro

Cuanto más se abunda en un personaje de serie como es el Harry Bosch de Michael Connelly más debe el autor complementarlo con nuevos personajes que dispersen un poco el foco. Nuevas relaciones que aporten una suerte de valor añadido literario y que exponga a nuestro protagonista a nuevas vicisitudes entre lo personal y lo profesional.

Y eso que Harry Bosch ya da mucho de sí desde su todo excéntrico que nos atrae como un imán. Pero es que Batman necesita a Robin tanto como Don Quijote a Sancho Panza. El primer Harry de los 90 tenía a Jed y ahora junto a Detective Renée Ballard hace compone un tándem perfecto para adaptarse a los tiempos que corren. Se llama maestría de género, saber hacer narrativo.

Cuando era un detective de Homicidios novato, Harry Bosch tuvo un mentor que le enseñó a tomarse el trabajo de forma personal y prender la llama de la tenacidad para no dejar ni un caso sin resolver: John Jack Thompson.

Este ha muerto, pero, tras su funeral, su viuda le entrega a Bosch el informe de un asesinato que Thompson se llevó consigo cuando dejó la Policía de Los Ángeles 20 años atrás: el caso abierto del asesinato de un joven con problemas en un callejón usado para trapicheos de drogas.

Bosch le muestra el informe a Renée Ballard y le pide ayuda para averiguar por qué el caso disparó el interés de Thompson hace tantos años.

Ese será su punto de partida.
Bosch y Ballard se convierten en un equipo de investigación formidable y su vínculo se estrecha. Y pronto les surge una duda preocupante: ¿robó Thompson el informe para trabajar en el caso en su jubilación o para asegurarse de que nunca se resolviera?

Ya puedes comprar la novela “Fuego nocturno”, de Michael Connelly, aquí:

clic libro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.