En Lake Success, de Gary Shteyngart

Podría ser que Ignatius Reilly fuera una encarnación ad hoc de El Quijote. Al menos en su noción del demente atascado en la escena de la lucha contra molinos hechos gigantes por la imaginación desbordada. Y sin duda Barry Cohen, el protagonista de esta historia de Gary Shteyngart, tiene mucho de aquel Ignatius sorprendente por su capacidad para despertar una animadversión y repulsión de antihéroe cotidiano.

Solo que en este caso además rescatamos también a una Dulcinea que se dio el piro ante la evidente deriva egocéntrica y esperpéntica de su amante. Así es como Barry Cohen se nos presenta con su existencia hecha unos zorros y con el único fan de habitar la fantasía como modus vivendi.

La cuestión es que este tipo de antihéroes tienen su gancho. Porque el no saber por dónde pueden romper nos asoman a un absurdo que por momentos se hace muy tangible. Desde nuestros enfrentamientos con el funcionario de turno que necesita siempre del último papel (ese que no llevamos a mano) para tramitar nuestra petición; hasta el vecino empeñado en sacar a miccionar a su perro en la mismísima puerta de casa… Las conjuras de los necios siguen su plan, mientras este loco mundo siga girando…

Narcisista, vulgar, millonario, infantil, acomplejado, soberbio, displicente, inútil, infatuado, estereotípico, incapaz, irresponsable: Barry Cohen está sobradamente cualificado para ser la desastrosa encarnación del sueño americano. Cuando, acosado por los problemas empresariales, le informan de que a su hijo le han diagnosticado autismo, decide dejarlo todo, abandonar a su familia y embarcarse en una odisea caótica e hilarante en la que recorrerá Estados Unidos en autobús buscando un amor ideal, irreal y perdido hace años.

Este viaje de autoconocimiento capaz de arrasar con todo, en el que Barry irá entablando estrambóticas relaciones con quien sale a su paso, es el fiel reflejo de la huida hacia delante de una América que ha perdido el control de sí misma. Este es, a fin de cuentas, el presente de un país que quiere ser grande otra vez, quizá monstruosamente grande.

Mediante la exageración, la deformación y un sarcasmo irrefrenable, Shteyngart pone en la diana el espíritu de la época en una novela corrosiva, escandalosa y tremendamente divertida.

Ya puedes comprar la novela En Lake Success, de Gary Shteyngart, aquí:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar