Empantanados, de Joan Coscubiela

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Probablemente se tenga derecho a consultar la voluntad popular en el caso catalán. Pero hay unos matices que conducen dicho supuesto derecho por derroteros perversos. A saber:

  • Si el propio Gobierno que solicita el derecho a la consulta sale a la calle bajo la bandera del Sí a la independencia hasta en el propio día de la Región que representa a todos, la idea se pervierte hasta niveles inasumibles.
  • Si se obvia la aprobación de la Constitución que nos une a todos y que respaldó una gran mayoría de catalanes…, se abre la caja de pandora sobre todas las consultas habidas y por haber.
  • Si el necesario punto de partida de igualdad acaba sesgada por medios de comunicación públicos que apoyan descaradamente una de las facciones, el escenario se satura de oscura propaganda.
  • Si la historia se trastoca descaradamente, si los aspectos económicos se usan como fundamento cuando esa región ha sido reiteradamente favorecida (bien por ellos, por todos los catalanes que han conseguido prosperar, mal por los independentistas que omiten esa ganancia progresiva para anunciar que en la actualidad pagan más que reciben) la decisión acaba orientada hacia pulsiones manipuladas y tergiversadoras.

Y hasta aquí mi opinión, que no es poca…

Joan Coscubiela no es que coincida conmigo, pero al menos se atreve a levantar la voz, como muchos otros políticos, pensadores y literatos (no tanto futbolistas o entrenadores de fútbol con parientes cobrando de la maquinaria independentista) que hablan con la equidistancia necesaria frente a radicalismos. (se demoniza la equidistancia, pero entre la bipolaridad del proces y del gobierno español siempre será más acierto, pese a lo mucho que se nos conduce hoy en día hacia el posicionamiento por unos u otros en cualquier aspecto).

Joan se reafirma en el derecho de voto como algo innegable. Pero de la misma forma confirma que la unilateralidad, por encima incluso de la mayoría de personas, no es evidentemente la vía.

La impunidad que pensaban los impulsadores de la desconexión no era tal. Independientemente de que las prisiones preventivas puedan ser siempre y en todo caso vistas como más o menos injustas (los argumentos de posibilidad de fuga y otros factores son siempre elementos subjetivos que el juez añade motu proprio al derecho mismo), la justicia se debe a lo que se debe, sin ningún tipo de discriminación. A muchos nos gustaría que finalmente M. Rajoy fuera acusado de corrupción, pero la demostración final no es tan fácil como la evidente acusación sobre los independentistas que con luz y taquígrafos declararon una independencia de espaldas a la mayoría de catalanes y frente a la ley.

De nuevo me he dejado llevar por mi pensamiento particular. Coscubiela no ve en la vía judicial la solución. En este libro Empantanados se pide política (no diré altura de miras porque es un termino que, de manido por políticos indecentes ha perdido todo el valor).

Coscubiela pidió política el 7 de septiembre de 2017 cuando aseguró que se dejaría partir la cara para que se vote, pero sin saltarse los derechos de todos los catalanes (no hay que olvidar que los catalanes independentistas siempre serán catalanes. Y sin embargo con su desconexión unilateral pretendían despojar de identidad española a los catalanes que, tantos como ellos o más, se sentían aún así, españoles)

Coscubiela no podía definirlo mejor. Todo está empantanado. Tanta falta hace reformar la Constitución y abrir nuevos escenarios como que se consiga por cauces legales, políticos o incluso de presión popular. Todo, cualquier argumento vale salvo la machada de tirar por el camino del medio por considerar que se dispone de la verdad única, del catalanismo auténtico y de una autoridad forjada por la sangre de un país dibujado en su imaginario.

Coscubiela también acierta al definir ciertos espacios españoles como rancios. La cuestión es que el choque de legitimidades ciegas está servido. Y ninguno de los que están sirven para la causa del sentido común.

Ya puedes comprar el libro Empantanados, del político catalán Joan Coscubiela, aquí:

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.