El otro, de Thomas Tryon

Disponible aquí

Allá por 1971 salió esta novela original. Una historia de terror psicológico que puede considerarse referente para todos esos grandes autores y sus grandes obras de este género que se prodigaron allá por los 80 con Stephen King a la cabeza.

No es el que el terror como argumento literario no hubiera sido tratado con profusidad hasta ese momento con, por ejemplo, un puntal como Edgar Allan Poe que ya a comienzos del siglo XIX dio un paso más allá en su herencia romántica más gótica y se tiró a tumba abierta a narrar todo tipo de horrores.

Pero en los inicios de los 70 con los movimientos psicodélicos en plena ebullición, esta historia profundizaba en aquello de la psique, de su poder, de su conexión con otras dimensiones que pueden estar ocupadas por el mal. Así, en “El otro” se acaba planteando un argumento sobre la mente, la locura, los poderes de nuestras conexiones neuronales, una mezcla poderosa sobre una parcela de lo humano que nunca llega a descifrarse del todo y que por tanto, ofrece sugerentes posibilidades.

Los gemelos Holland y Niles viven en una aldea tranquila de Nueva Inglaterra. Transcurre un amable verano de 1935. Una ambientación idílica en la que acaban despertando aún más esos contrastes buscados en esta historia. Porque bajo la pacífica ambientación conocemos de lúgubres hechos que se han ido encadenando en torno a la familia de los Perry. Y nuestras sospechas pronto se ciernen sobre la conexion entre los gemelos, capaces de una telepatía en la que un nuevo mundo se abre por encima de la realidad común.

El juego de las apariencias asoma entonces también con un gusto especial del lector que parece descifrar en el hermano bueno, Niles, algún tipo de secreto que bien pudiera suponer una máscara general para esa otra realidad telepática en la que conecta con su hermano. De Holland, con su actitud díscola que enerva a todos, podemos entender que tal vez sea un necesario mecanismo de defensa.

Cuando ambos descubrieron que tenían ese otro plano en el que interactuar sin que nadie lo supiera, resultó magnífco. Conforme su poder mental se extendió a otros ámbitos y algo perverso empezó a interferir como un desquiciante ruido, el asunto dejó de ser agradable. Y las consecuencias iban siendo más y más funestas…

Ya puedes comprar la reedición de “El otro”, la novela de Thomas Tryon, aquí:

Disponible aquí

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.