El libro de todos los amores, de Agustín Fernández Mallo

La literatura tiene la oportunidad de salvarnos. Ya no es cuestión de pensar en bibliotecas donde los hijos de nuestros hijos puedan consultar el pensamiento, la ciencia y los saberes depositados en libros como patente de una involución inevitable. Sabemos que nada quedará más pronto que tarde. Por eso las letras tienen que dejarse de buscar argumentos y ciencia para ponerse a bailar. A esa salvación me refiero. Jugosos párrafos o vibrantes versos; giros imposibles con pies de bailarina sobre el fin del mundo al compás de una gélida sinfonía de Wagner.

Agustín Fernández Mallo hace que sus letras firmen una declaración de últimas voluntades. El legado negro sobre blanco de una civilización que nada aprovechable deja, salvo la hiriente idea de que lo importante solo era el amor. Lo bello, lo que queda es lo efímero. La consciencia de este efecto final es tan lúcida como arrebatadora. Porque nos acerca al horizonte, a la utopía poniendo pies en la Ítaca de Ulises y Kavafis. Solo que también evidencia que toda singladura anterior no tenía apenas sentido.

Más allá de la famosa isla griega como alegoría, ningún lugar mejor para adentrarnos en estas ideas que una ciudad como Venecia. Siempre adornada con esa decadencia de salitre, óxido y verdín. Donde belleza, elegancia pero también melancolía y deterioro se conjugan despertando nociones de lo efímero, de una posible llegada final del mar que lo sepulte todo como una fascinante Atlántida de nuestros días.

Venecia en algún momento del siglo XXI. La humanidad se encamina, sin saberlo, al colapso mientras una pareja recorre la ciudad, ajena a las señales que anuncian el final de la sociedad tal y como la conocemos. Él es profesor de Latín y disfruta de un año sabático; ella es escritora y trabaja en un ensayo sobre el amor. Ambos están destinados a jugar un papel fundamental en la transición hacia un nuevo mundo.

El libro de todos los amores ofrece una nueva mirada sobre un tema universal e indaga en las diferentes dinámicas que el amor adopta, tanto en el ámbito íntimo de la pareja como en otros aspectos de la vida pública, como la política, la economíao la ciencia. Jugando con estilos y géneros, mezclando hábilmente ficción, poesía y ensayo, Agustín Fernández Mallo ha escrito una fascinante novela filosófica que apuesta radicalmente por la esperanza desde la distopía del presente.

Ya puedes comprar la novela «El libro de todos los amores», de Agustín Fernández Mallo, aquí:

El libro de todos los amores
CLIC LIBRO
Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar