El gran farol, de Maria Konnikova

Escritora antes que jugadora de poker, María Konnikova llegó al juego de juegos de cartas desde esa pulsión de todo narrador que quiere acercarse a un nuevo escenario narrativo para empaparse del contexto. Le añadimos al asunto su doctorado en psicología y nos encontramos una sofisticada versión de los Pelayo versión rusa.

Para la acometida inicial, María leyó libros sobre todo que se puede divulgar en torno al poker. Su interés en ese equilibrio entre el azar y la capacidad para hacer de la psicología el arma esencial con el que hacer buenas las malas cartas o invitar a pensar lo contrario al oponente. Hay quien dice que el juego se reduce a matemáticas y hay quien sabe que, sobre todo, la cuestión es, precisamente, sumar y restar voluntades a uno y otro lado de la mesa.

En 2016 Maria Konnikova se empezó a interesar por el papel que desempeña la suerte en nuestras vidas y hasta qué punto se puede controlar todo lo que nos ocurre. Para averiguarlo, decidió sumergirse desde cero en el universo del póquer y ver si las dinámicas de este juego resultaban útiles en nuestro día a día. No podía sospechar que en muy pocos meses pasaría de no saber cuántas cartas tiene una baraja a convertirse en campeona internacional de póquer y ganar más de trescientos mil dólares en un terreno ferozmente competitivo y mayoritariamente masculino.

Mientras acompañamos a la autora por los entresijos del juego hasta la cima, descubrimos todo lo que el póquer es capaz de desvelarnos sobre el comportamiento humano, la toma de decisiones, la gestión de la frustración o el papel del azar en nuestra vida.

Entre la aventura épica y la mejor literatura de divulgación, Konnikova nos abre la puerta a un mundo fascinante y nos invita a conocernos más y a jugar nuestras cartas de la mejor manera posible. Una narración brillante que se ha convertido en una de las sorpresas literarias de Estados Unidos.

Ya puedes comprar el libro «El gran farol», de María Konnikova, aquí:

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.