El caso Alaska Sanders, de Joel Dicker

Poco queda para poder sumergirnos en lo nuevo de Joel Dicker. Y cuando eso ocurra pasaré por aquí para dar cuenta de lo leído. De entrada, El caso Alaska Sanders se nos presenta como una secuela. Pero ya sabemos cómo se las gasta Dicker en la recreación de nuevas historias en torno a su alter ego Marcus. Porque aquella inolvidable segunda parte «El libro de los Baltimore» solo cogió de argumentario al propio personaje sin ninguna vinculación con su maestro Harry Quebert.

Pero está bien así, sin duda. Porque gracias a Dicker aprendemos así que las secuelas no tienen porque ser meras continuaciones. De hecho la vida se compone igualmente de fragmentos bien distintos sobre los que se podrían escribir novelas diferentes. Nuestros personajes de la vida van y vienen. Nuestras circunstancias cambian. El Marcus de Dicker no hace otra cosa sino reflejar esa transición teatral con sus cambios de escena previstos o improvisados.

Así que seguro que esta nueva novela también fluye con esa fascinante naturalidad que después Dicker se ocupa de fraccionarnos en su consabida habilidad para los flashback. Y quien sabe, puede que, por lo que ya apuntan lectores de otros países, esta vez sí haya algo de revisitar vivencias del Harry Quebert atormentado y atormentante para millones de lectores. Una trama en forma de matrioska para cobijar ramificaciones y subtramas que acaban por estallarnos hasta hacernos perder el sentido del tiempo…

Retomamos escena en 1999. Nos dirigimos a Mount Pleasant, un pequeño y tranquilo pueblo de New Hampshire, desolado por un asesinato. «Sé lo que has hecho». Este mensaje, encontrado en el bolsillo del pantalón de Alaska Sanders, cuyo cadáver apareció el 3 de abril de 1999 al borde del lago de Mount Pleasant, una pequeña localidad de New Hampshire, es la clave de la nueva y apasionante investigación que, once años después de poner entre rejas a sus presuntos culpables, vuelve a reunir al escritor Marcus Goldman y el sargento Perry Gahalowood. A medida que irán descubriendo quién era realmente Alaska Sanders, resurgirán los fantasmas del pasado, y entre ellos, especialmente, el de Harry Quebert.

Ya puedes comprar la novela «El caso Alaska Sanders», de Joel Dicker aquí:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar