Apolo 11, de Eduardo García Llama

libro-apolo-11
Disponible aquí

Cuando Neil Armstrong piso por primera vez nuestro satélite, el mundo recibió la noticia entre dispares sensaciones de conquista cósmica y sospechas de burda escenificación en medio de la Guerra Fría y su carrera espacial llegadas hasta hoy en las conciencias de tierraplanistas y conspiranoicos.

Sin embargo, la sensación final de hito histórico, la trascendencia del momento, el significado de las primeras palabras de Armstrong llegadas a todo un mundo en los albores de la conexión total, las particulares impresiones de cada uno de los millones de humanos que seguían la odisea espacial se convirtieron en un mágico crisol para toda la civilización humana. El optimismo se disparó entonces y el cosmos parecía abrirse como una autopista que, en el imaginario general, a pocos años vista, podría traducirse en conquista de nuevos lugares plus ultra el planeta azul.

Cincuenta años después la autovía no ha podido ser inaugurada todavía y el espacio sigue siendo un lugar dificilmente ocupable por el ser humano. Y quizás por eso el viaje es visto hoy como una epopeya, un viaje inciático estancado en la incapacidad de seguir facilitando una movilidad espacial que hace ese medio siglo parecía que se proyectaba a una realidad equiparable a cualquier novela de ciencia ficción de Julio Verne.

Como parte de ese aspecto legendario, la llegada al 50 aniversario supone una celebración a la que se incorpora este libro de Eduardo García Llama, ingeniero aeroespacial de la NASA que nos invita a revivir el hito desde una visión de novela epistolar tecnológica, la de los mensajes de ida y vuelta entre la nave y la estación. Y seguramente la mayor parte de magia de ese viaje tripulado más allá de nuestro planeta reside en esa suma de comunicaciones, impresiones y anécdotas de los héroes que consiguieron poner la bandera en la luna.

El equipo formado por los tres emblemáticos astronautas (recordemos que el pobre Michael Collins no llegó a pisar la luna, como piloto encargado del módulo, que también es putada…) nos van abriendo la visión desde ese momento vivido desde la Tierra por las televisiones (en directo o mediante reposiciones para los que no estábamos aún aquí). Y no hay mejor forma de enfundarse uno de esos tres viejos trajes para vivir la más grande aventura del ser humano hasta el momento.

Ya puedes comprar el libro Apolo 11, un interesante volumen con tintes de novela, del físico e ingeniero de la NASA, Eduardo García Llama, aquí:

Disponible aquí

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.