Alas de plata, de Camilla Lackberg

Camilla Läckberg o la literatura incontenible. Toda una máquina de escribir si el simil no nos retrotrajera a uno de esos vetustos mecanos que dejaron de teclearse en el siglo XX. Será entonces Camilla más bien una IA capaz de desarrollar tramas negras con una precisión inquietante. Porque no solo hay que tener la idea sobre la que pivotar una historia, sino que además, en el caso del suspense o del noir, hay que revestirlo todo, complementándolo con ramificaciones que despisten o que sugieran intrincados posibles al desconcertado lector.

En esta ocasión retoma la serie de Faye como si nada, después de incursiones puntuales que quizás se debieran a desajustes editoriales en su llegada a España o a desfoges de la propia autora. Y Faye, claro está, ya no es la misma. Pese a ello la fórmula del contraste se repite de alguna manera en esta secuela. Porque volvemos a ubicarnos en un momento álgido de la prota al menos en lo comercial. Pero claro, ahora la cosa va de tapar agujeros tan negros del pasado…

Faye lleva una nueva vida en un pueblo de Italia. Su compañía Revenge va viento en popa y su exmarido está en la cárcel. Pero justo cuando piensa que todo ha vuelto a la normalidad, su pequeña burbuja de felicidad se ve de nuevo amenazada al descubrir que alguien intenta arruinar el sueño por el que tanto ha luchado.

Los fantasmas del pasado todavía parecen estar muy cerca y dispuestos a arrebatarle todo lo que es suyo. Faye tiene que regresar a Estocolmo para salvar lo que más quiere. También hace una escapada a Madrid, un guiño a los lectores de nuestro país, que la autora adora.

Ya puedes comprar la novela «Alas de plata», de Camilla Läckberg, aquí:

CLIC LIBRO

4 comentarios en «Alas de plata, de Camilla Lackberg»

  1. Detecto cierto desencanto con esta novela de Camilla, jeje. No descartemos lo de los negros por las exigencias comerciales de una superventas como ella. Pero tan mala no me parece la trama.

    Responder
  2. Parece ser que Camilla se ha apuntado al carro del me too con este libro surrealista donde los hombres son lo peor, la policía y los jueces unos absolutos incompetentes y la protagonista una gran heroína a quien no le queda más remedio que ir cragandondose a todos los hombres que la maltratan en su vida. Totalmente predecible y nada que ver con otras obras de esta autora.

    Responder
  3. Acabo de terminarlo y es pésimo, tanto, que dudo de que lo haya escrito ella y no un negro. Lleno de perlas “de género” y toques sexuales, mal escrito, obvio, previsible… una pérdida total de tiempo.

    Responder
    • Estoy completamente de acuerdo. Este libro, aunque no lo he terminado, es bastante cutre. Deja mucho que desear respecto a lo que me esperaba de la autora. Yo también dudo de que lo haya escrito ella. No tiene nada que ver con su estilo, es irreconocible. La historia es poco consistente, mal contada, nada creible, exagerado, no tiene ni pies ni cabeza.. aparte de los toques eroticos que creo que no pintan nada.

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.