3 mejores libros de Niccolò Ammaniti

La narrativa de Ammaniti tiene un no sé qué de fabula, siempre en búsqueda de la moraleja en cada escenario, en sus personajes, en sus acciones.

No es que se trate de un nuevo Paulo Coelho, porque sus historias varían mucho entre lo fantástico y un realismo que salpica aspectos de nuestra realidad hacia esa forma de narrar intrahistorias apasionantes. Pero sí que es reseñable ese gusto de lo alegórico como enseñanza o como manifestación de lo humanístico para reflexión profunda del lector.

Con una carrera literaria consolidada, aunque irregular en sus publicaciones, Ammaniti es una de las voces italianas de este siglo XXI, cabecilla de una generación comprometida con una literatura que toma como escenario lugares de su Italia.

Proyectándose desde esa Italia hecha lienzo creativo con ese conocimiento exhaustivo de los pecados y virtudes propios, este escritor diversifica su espectro creativo hacia géneros entremezclados en un mosaico propio que refleja esa impronta del narrador original.

Top 3 novelas recomendadas de Niccolò Ammaniti

No tengo miedo

Pese a todo la infancia es el paraíso. Aún en las más severas circunstancias y los traumas que podrán quedar, lo vivido por cada cual en los días de la niñez es el único paraíso posible.

Porque la recreación del mundo desde el mejor hasta el peor de los instantes pasan en la infancia por ese filtro de la imaginación, donde pueden convivir monstruos y felicidad, y donde la segunda devora extrañamente al primero. Durante un tiempo ocurre así, al menos.El verano más caluroso del siglo. Cuatro casas perdidas entre los trigales. Seis niños, en sus bicicletas, se aventuran por entre los campos. En medio de ese mar de espigas, hay un secreto espeluznante que cambiará para siempre la vida de uno de ellos, Michele.

Para afrontarlo deberá encontrar fuerzas precisamente en sus fantasías de niño, mientras el lector asiste a una doble historia: una que es vista con los ojos de Michele, y otra, trágica, que afecta a los mayores de Acqua Traverse, miserable caserío perdido entre los campos de trigo. El resultado es un relato poderoso y de una absoluta felicidad narrativa, donde se respiran atmósferas emparentadas con Las aventuras de Tom Sawyer o los Cuentos populares italianos de Italo Calvino y que mereciera en su momento los premios Viareggio y Strega. Novela del descubrimiento de uno mismo a través del peligro más extremo, y de la necesidad de afrontarlo, No tengo miedo es un adiós desolador a la edad de los juegos.

clic libro

Tu y yo

Desde que Salinger escribiera su obra “El guardián entre el centeno”, con su apertura radical a lo que puede llegar a ser una mente en formación, lo de la adolescencia y sus aristas se ha abordado literariamiente desde lo fantástico hasta lo puramente existencial.

En esta obra encontramos nuevas dosis hacia la empatía con el tiempo en el que los niños salen de la cómoda crisálida familiar para abrirse a un mundo con tal intensidad que pueden salir rebotados, renegando de ese nuevo mundo.Encerrado en el sótano para pasar su semana de vacaciones lejos de todos, un introvertido adolescente de catorce años se dispone a vivir su sueño solipsista de felicidad: sin conflictos, sin molestos compañeros de escuela, sin comedias ni ficciones.

El mundo, con sus reglas incomprensibles, ha quedado al otro lado de la puerta. Hasta que un día su hermana, nueve años mayor que él, irrumpe en su búnker llena de vitalidad y lo obliga a quitarse la máscara de adolescente difícil y a aceptar el juego caó­tico de la vida exterior. Una excepcional novela de formación que nos presenta una desgarradora visión de ese mundo adolescente cubierto por un inquietante silencio bajo el cual puede haber dolor, incomprensión y miedos anulantes. Solo que frente a esas primeras sensaciones de derrota del humano, siempre pueden crecer los destellos de los hermanos para servir de apoyo y de primera guía.

clic libro

Anna

Acercándose de manera siniestra a la realidad actual del Covid-19, esta metáfora del virus exterminador de los adultos apunta a derroteros bien distintos, acabando por presentarnos el aspecto crítico de la llegada a la edad adulta, del descubrimiento de la soledad cuando la infancia va quedando atrás.

Un virus, que empezó a manifestarse en Bélgica, se ha extendido por el mundo como una epidemia. Tiene una particularidad: sólo mata a los adultos. Los niños lo incuban, pero no les afecta hasta que crecen. Sicilia en un futuro próximo. Todo está en ruinas. A la enfermedad que el virus produce la llaman La Roja, y circulan extrañas teorías sobre supuestos modos de inmunizarse. Anna, que tiene trece años, debe rescatar a su hermano pequeño Astor y emprender con él un viaje que los llevará hasta Palermo y después hasta Messina. El objetivo: cruzar el estrecho y alcanzar el continente, donde acaso Anna, a la que por edad la muerte ya acecha, encuentre el modo de salvarse.

Les acompaña un perro, y cuentan como bitácora con un cuaderno de tapas marrones que les dejó su madre antes de fallecer. Lo tituló LAS COSAS IMPORTANTES y anotó en él algunas instrucciones útiles para sobrevivir. Niccolò Ammaniti, que ya había abordado la infancia y la adolescencia en varias excelentes novelas anteriores, insiste en el tema, y lo hace combinando la ciencia ficción distópica, la narración de aventuras y la novela de iniciación. Podríamos encontrar aquí ecos de El señor de las moscas de Golding, o de Walkabout, aquella película de 1971 de Nicolas Roeg sobre una adolescente y su hermano pequeño perdidos en el desierto australiano. En todos los casos tenemos un universo poblado exclusivamente por niños. ¿Cómo sobreviven? ¿Cómo se interrelacionan sin la presencia dominante y represora de los adultos? ¿Cómo afrontan los miedos y las incertidumbres?

clic libro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.