Los 3 mejores libros de José Antonio Ponseti

De las ondas radiof√≥nicas m√°s deportivas al papel, como una de esas sorprendentes incursiones narrativas que rompen hacia lo novelesco o lo documental, seg√ļn se tercie. Para m√≠ fue una sorpresa descubrir una primera novela como ¬ęVuelo 19¬Ľ de esa voz amiga que nos suele aportar su visi√≥n deportiva ya sea versi√≥n USA, todo motor, o modo aventuras m√°s hacia lo √©pico que hacia lo meramente deportivo.

Porque en todo periodista se adivina al escritor. Casos recientes como los de Julia Navarro, ya veterana escritora o Carme Chaparro con su reciente aterrizaje en el noir. Pero cuesta m√°s ver, seguramente por cuesti√≥n de prejuicios, a un periodista deportivo cont√°ndote una historia del tipo que sea m√°s all√° de alg√ļn libro de investigaci√≥n sobre deportes.

Pero en Ponseti su desempe√Īo period√≠stico fue despertando un mismo gusto por la narrativa m√°s en profundo del periodista en esencia. Escribir es componer una cr√≥nica, de sucesos o espacios reales o de ficciones donde el periodista aparece para dejar hacer a sus personajes, entrevist√°ndolos por medio de di√°logos o present√°ndolos con los trazos m√°s libres que la literatura permite. Y s√≠, Ponseti ese efecto final del periodista convencido de querer contar algo m√°s que la realidad ajustada al cors√© de las 5 W del lenguaje al servicio de los medios.

Top 3 libros recomendados de José Antonio Ponseti

Vuelo 19

En l√≠nea recta desde Puerto Rico hasta Miami y llegando a un tercer v√©rtice que alcanza a las islas Bermudas en las fauces del Atl√°ntico Norte. La bravura del mar, la climatolog√≠a imprevisible y alg√ļn probable fen√≥meno de magnetismo terrrestre han terminado por fundamentar el mito sobre las incidencias de navegaci√≥n mar√≠tima y a√©reas.

En este libro de José Antonio Ponseti nos enfrentamos, con la natural tensión que genera esta zona mítica, a una expedición de simple entrenamiento para pilotos primerizos. La Segunda Guerra Mundial ya ha terminado. 5 aviones Grumman Avenger parten con 14 hombres en totalidad. Parten bien dotados de carburante y con todos los aviones en perfecto estado.

Es el 5 de diciembre de 1945. Los jóvenes no volvieron a pisar la tierra que habían dejado a las 14:10h de aquel día.

Nada m√°s desagradable e inquietante que tener que oficializar la defunci√≥n de los desaparecidos. Ponseti se ha encargado de narrar una historia sobre lo que pudo pasar y c√≥mo pudo ocurrir. Quiz√°s la apertura reicente de archivos clasificados por parte de la adminitraci√≥n estadounidense hayan facilitado la tarea. Algo as√≠ ocurri√≥ ya con la enigm√°tica √Ārea 51, sobre lo cual Annie Jacobsen escribi√≥ una obra documental que tambi√©n pone los pelos de punta.

En el caso de Ponseti, esta historia resulta más estremecedora incluso al ser presentada como un relato vívido, intenso, enigmático con la aparición de un telegrama en el que un desaparecido pone al corriente a su familia de que sigue vivo. Es entonces cunado el mito del Vuelo 19 se acrecienta e intensifica. Y es desde ese punto de inflexión entre dramático y fascinante donde Ponseti va desplegando todo su conocimiento acerca del tema, pincelado como el mejor escenario para una novela de misterio que se pierde entre las bromas de una historia real reciente.

La lectura de la trama nos va conduciendo entre interrogantes que saltan desde el plano de la ficción hasta la realidad, que transitan desde la inquietud de los personajes que habitan la historia pero que también perturban nuestra propia concepción del mundo.

Sin duda una de esas novelas basadas en hechos reales que se equilibran entre la gran trascendencia de la verdad y la oportunidad narrativa acerca de tantos hilos pendientes. Con esta historia Ponseti encuentra sitio en la mesa junto al mismísmo J.J. Benitez, al menos en esta ocasión.

Vuelo 19

La caja azul

Puestos a contar una buena historia, en ocasiones no hay que ir a planteamientos muy remotos o completamente ajenos. Aportar el prisma del narrador omnisciente convence m√°s cuando se aporta ese lado intrahist√≥rico que abarca la existencia de uno mismo. Luego est√° ya ese tamizado conformado con un ba√Īo de tiempo, toques de idealizaci√≥n y la entera voluntad de novelar para dar m√°s vida a personajes tan cercanos al propio autor. El resultado es entra√Īable y √©pico. Ese no s√© qu√© de heroico que tiene la supervivencia en tiempos recios, enfrent√°ndose a mezquindades y ocultando secretos si es menester conjurarse por un futuro mejor para quien recoge el legado.

No s√© c√≥mo comenzar a contaros esta historia, la de la caja azul. Mi madre ten√≠a una vida secreta que solo la conoc√≠an mi abuela y t√≠a Teresa, nadie m√°s en la familia. Durante a√Īos buscaron a mi abuelo Antonio, padre, marido y hermano, soldado del ej√©rcito Republicano desaparecido en combate en la Batalla del Ebro. Tan secreta fue esta b√ļsqueda que solo un par de d√≠as antes de morir mi madre se atrevi√≥ a compartirlo conmigo, a hablar de mi abuelo y de la caja azul.

Ah√≠ estaba yo, a los pies de su cama, recibiendo una caja de cart√≥n azul. Le promet√≠ que no la abrir√≠a hasta pasadas unas semanas, despu√©s de su muerte. Dos d√≠as despu√©s me dej√≥ hu√©rfano. Pas√≥ mucho tiempo hasta que me arm√© de valor para quitar la tapa. En su interior, cartas, recortes de peri√≥dicos, documentos de campos de prisioneros, fotograf√≠as, notas de la Cruz Roja… El trabajo de tres mujeres solas durante la posguerra buscando al hombre que quer√≠an… Ah√≠ naci√≥ esta novela.

La caja azul

100 historias 100 yardas

Los n√ļmeros son pura magia. Todo puede ser recogido en una distancia, en un c√°lculo. Por extra√Īo que parezca del 0 al infinito cabe todo como en la m√≠tica progresi√≥n de los escaques del ajedrez. En esta ocasi√≥n todo ocurre en esas 100 yardas que suponen horizonte de la gloria en el rugby. La medida que, como analog√≠a, cualquier ciudadano estadounidense debe trazar para conseguir alg√ļn d√≠a llegar al otro lado y alcanzar su sue√Īo americano. Solo que por el camino uno debe bregar ante fuerzas por momentos insuperables.

100 yardas es la medida oficial de un campo de f√ļtbol americano. Un rect√°ngulo de c√©sped dividido en secciones que se√Īalan el camino a la gloria. En 100 yardas caben pasi√≥n y emoci√≥n, victoria y derrota, √©pica y tragedia… y 100 historias imprescindibles como las que re√ļne este libro.

La pachanga que descubri√≥ a los Patriots qui√©n era Tom Brady; la rodilla en tierra de Kaepernick, icono pol√≠tico ya universal; el mejor catch de la historia; la eclosi√≥n de Patrick Mahomes o personalidades como Whitney Houston, Mohamed Ali y John F. Kennedy se entremezclan en estas p√°ginas con los rocambolescos viajes de Los Cuatro Jinetes a cada Super Bowl. Sin olvidar historias de bandas callejeras, misiones de navy seals, descensos a los infiernos… Un magn√≠fico retrato de Estados Unidos a trav√©s de su deporte estrella.

100 historias 100 yardas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar