3 mejores libros de Dubravka Ugresic

Ser escritora de alguna de las antiguas regiones que componían Yugoslavia, como es el caso de Dubravka Ugresic supone disponer de un bagaje imperativamente constructivo y creador. Es cuestión de equilibrios, de rescatar la humanidad desde la más reciente hecatombe de Europa, la que cerró el siglo XX practicamente desde el mismo sitio en el que empezó con su primera Gran Guerra.

Para una escritora veterana como Dubravka las grandes obras se materializan desde la paciencia y el poso. A lo que ella a√Īade unas virtuosas dotes de observaci√≥n y un convencimiento esperanzado de su literatura sanadora. Sin duda una composici√≥n de ingredientes que va ganando adeptos desde la armon√≠a y las hechuras de una narrativa con ansias de trascedencia.

En Dubravka se descubre esa noci√≥n de la escritora total, de la creadora que no ceja en su empe√Īo de hacer de su bibliograf√≠a un √ļnico libro extenso, un testimonio por entregas donde la propia evoluci√≥n personal va a√Īadiendo prismas y aristas existencialistas colmadas por ese saber de la experiencia que va dando sentido a las naturales contradicciones de lo humano. La obra de esta escritora croata concluir√° cuando termine su √ļltimo libro. Mientras tanto todo se hilvana con ese hilo ligero y brillante que lo acaba hilvanando todo.

Top 3 novelas recomendadas de Dubravka Ugresic

La edad de la piel

La piel tiene una memoria como de corteza de árbol milenario. En este libro descubrimos cómo los tatuajes de la memoria van trazando arrugas y pliegues, marcando y desgastando dermis, fijando los surcos indelebles de lo que acabamos siendo.

Los tatuajes y la modificaci√≥n del cuerpo, la m√ļsica que colorea y matiza los eventos deportivos, El planeta de los simios, el humor y la experiencia. El colapso que experiment√≥ Yugoslavia, y el consiguiente exilio de la autora, nos llevan a reflexiones acerca del nacionalismo, el crimen y la pol√≠tica.

Dubravka Ugresic alza la mirada con valent√≠a para adquirir una perspectiva humanista y retratar as√≠ a aquellos personajes ic√≥nicos del antiguo bloque del Este que trabajan actualmente como limpiadores en Holanda o que abren tiendas clandestinas con productos procedentes de sus pa√≠ses de origen. Dubravka UgreŇ°ic, ganadora del Neustadt International Prize, nos lleva con suma elegancia hacia las claves que nos permiten comprender el presente: desde La La Land hasta el cad√°ver de Lenin.

La edad de la piel

Zorro

Frente al enga√Īo y el trampantojo el hombre no es tan astuto como el zorro. Y quiz√°s sea por la voluntad de querer ser enga√Īado. Pero tambi√©n es cierto que, al igual que el zorro, el ser humano pragm√°tico busca siempre una entrada y una salida antes de penetrar en el corral de sus anhelos, delicias, vicios y esperanzas.

El zorro es un bastardo: un ser salvaje, tramposo y ladr√≥n, una criatura que no respeta las normas ni los l√≠mites; exactamente como el escritor. Y tambi√©n como la voz de esta historia, fragmentada y multiling√ľe, que quiz√° podamos llamar ¬ęnovela¬Ľ. Solo hay una pregunta: ¬Ņc√≥mo se crean los cuentos?

La narradora, en su b√ļsqueda de respuesta, ir√° desde los Estados Unidos hasta Jap√≥n pasando por Rusia, Italia y Croacia, y nos hablar√° de escritores con autobiograf√≠as secretas, de artistas laureados gracias a sus viudas, de romances marcados por la irrupci√≥n de la guerra y de ni√Īas que convocan con unas pocas palabras todo el poder de la literatura. Nabokov, Pilniak, Tanizaki‚Ķ Conferencias, clases y entrevistas.

Y juego, sobre todo, juego, en un brillante rompecabezas que conjuga vivencias, reflexiones e invenci√≥n y que nos invita a explorar la enga√Īosa frontera que existe entre la realidad y la ficci√≥n. La gran obra de UgreŇ°ic es una incomparable aventura autoficcional que sumerge al lector en un laberinto literario para reivindicar el poder de los relatos. Todo un artefacto complejo y oscuro que conjuga pasi√≥n, humor y erudici√≥n, de la mano de una de las voces m√°s importantes del panorama europeo actual.

Zorro

Baba Yag√° puso un huevo

Lo de Dubravka es esa desestructuración formal que consigue focalizarlo todo en la belleza de lo estético y en la trascendencia de los gestos habitualmente inapreciables pero siempre llenos del significado que nadie jamás querría explicitar…

Baba Yag√° es una criatura oscura y solitaria, una bruja que rapta ni√Īos y vive en el bosque, en una casa que se sustenta sobre patas de gallina. Pero tambi√©n viaja a trav√©s de las historias, y en cada una de ellas adopta una nueva forma: una escritora que regresa a la Bulgaria natal de su madre, que, atormentada por la vejez, le pide que visite los lugares a los que ella ya no podr√° volver; un tr√≠o de ancianas misteriosas que se hospedan durante unos d√≠as en un spa especializado en tratamientos de longevidad; y una folclorista que investiga incansable la figura tradicional de la bruja.

Ancianas, esposas, madres, hijas, amantes. Todas ellas confluyen en Baba Yagá. A caballo entre la autobiografía, el ensayo y el relato sobrenatural, su historia se convierte en la de Medusa, Medea y tantas otras figuras malditas, dibujando un tríptico apasionante sobre cómo aparecen y desaparecen las mujeres de la memoria colectiva.

Un magistral cuento de cuentos que, lleno de ingenio y perspicacia, pone en el punto de mira la archiconocida figura de la anciana perversa. Un viaje fascinante en el que Baba Yag√°, adoptando numerosos disfraces, nos invita a explorar el mundo de los mitos y a reflexionar sobre la identidad, los estereotipos femeninos y el poder de las f√°bulas.

Baba Yaga puso un huevo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.