3 mejores libros de Patrick deWitt

Un gran premio separa a Patrick deWitt de esa mitificación popular del escritor de turno. Por lo demás, la carrera literaria de este escritor canadiense tiene bien ganado el reconocimiento de la crítica y de unos lectores ganados a pulso con ese proselitismo insobornable de la calidad narrativa vencida a peso.

Para mi ser escritor es sobre todo sacar tiempo para serlo despu√©s de tener que bragarse a otros menesteres con las exigencias cotidianas. Escritor es alguien como Patrick que se pondr√≠a a escribir sus historias a √ļltima hora del d√≠a, despu√©s del trabajo. Y que gracias a una inspiraci√≥n que no sufre de estr√©s o de agotamiento, se venc√≠a a la voluntad para escribir porque s√≠.

El horizonte despejado como escritor puede llegar despu√©s, cuando uno ya se ha hecho a s√≠ mismo narrador por derecho propio. Y deWitt se sabe honor√≠fico depositario del t√≠tulo de narrador. De tal autosuficiencia nace una literatura desbordante de imaginaci√≥n hasta el absurdo en ocasiones; una bibliograf√≠a riqu√≠sima aunque a√ļn no muy extensa que compienda obras de la negrura de la obsidiana o comedias de sustratos tr√°gicos. Y es que Witt reinventa los g√©neros y los hace suyos. Un autor siempre a descubrir‚Ķ

Top 3 novelas recomendadas de Patrick deWitt

Despedida a la francesa

La perdición es una inercia que nos alcanza desde el flanco de la desidia, la desesperanza, el tedio o el nihilismo. Hay algo de enervante comicidad en quien se entrega a esa dolce far niente a los pies del abismo. Pero ante la trágica noción de advenimientos que apuntan a los protagonistas de esta historia a su particular declive, descubrimos curiosa y cómicamente un mismo sentido de lo inesperado que nos sacude a todos, voluntariososo hacedores de nuestro destino o simples y cómodos sobrevivientes sobre su tabla en mitad del océano…

Frances Price y su hijo Malcolm (ya adulto, pero que sigue viviendo con ella) llevan una vida sofisticada y regalada en el m√°s glamuroso Manhattan, gracias a la fabulosa herencia del difunto marido de ella. Un marido sobre cuya muerte planean ciertas sospechas que se√Īalan a Frances. Estos rumores la han dotado de un aura de viuda negra, pero no le han impedido seguir disfrutando de infinitos caprichos a golpe de tarjeta de cr√©dito.

Hasta que tanto exceso acaba agotando la cuenta bancaria y de pronto madre e hijo se ven en la ruina y con la necesidad de comenzar de nuevo. Emprenden una huida hacia adelante con destino a Par√≠s con Peque√Īo Frank, el gato de la familia, al que deber√°n introducir clandestinamente en Francia. Hay un motivo de peso para no dejarlo atr√°s: Frances est√° convencida de que en el cuerpo de ese felino habita el esp√≠ritu de su difunto marido‚Ķ

Despedida a la francesa

Los hermanos Sisters

El salvaje Oeste compone un imaginario salpicado de estereotipos con el denominador com√ļn del viaje, de la conquista, del dorado como promesa frente a la miseria de cada cual. El particular dorado de Charlie y Eli es m√°s bien una encomienda, una siniestra misi√≥n para hombres de fe ciega. Solo que al sol del Oeste americano todo puede cambiar, incluso los planes m√°s seguros.

Los Sisters viven en Oregon City y trabajan para el Comodoro, un magnate y quiz√° aspirante a pol√≠tico que mueve muchos hilos en las sombras y tiene m√ļltiples y variados negocios. Los hermanos, todo hay que decirlo, son sus matones y a veces sus verdugos.

Y ahora van rumbo a Sacramento, en California, a cumplir un nuevo trabajo para su jefe, acabar con Hermann Kermit Warm, un buscador de oro. Porque la novela transcurre en 1851, en plena fiebre del oro. No se sabe muy bien en qué río aurífero se encuentra Warm, y el comodoro ha enviado por delante a Morris, el dandy, que también trabaja para él y tiene que averiguar su paradero y seguirlo, para entregárselo a los Sisters.

Y la novela no es sólo la historia del encuentro con el excéntrico, sabio y aventurero Hermann Kermit Warm, a quien no saben por qué deben matar, sino que es también el camino, la cambiante relación entre los dos hermanos y los encuentros y aventuras que en esa deriva por el lejano Oeste se suceden: vagabundos, locos, burdeles, putas y hasta una peculiar contable que fascina a Eli, el menor de los hermanos, un moralista transitoriamente amoral a quien a veces le pesan su oficio y su soledad. Una novela muy seductora, negra y divertida.

Los hermanos Sisters

El submayordomo Minor

Lucy Minor, un joven que est√° dejando atr√°s la adolescencia y adentr√°ndose en el mundo adulto, se marcha del pueblo entre monta√Īas del que no ha salido jam√°s. Lo hace despu√©s de sufrir un desenga√Īo amoroso y constatar que en ese lugar en el que abundan los rudos gigantones ser√° siempre un marginado. Lleva en el bolsillo una carta con una oferta de trabajo: un puesto de ayudante de mayordomo en el castillo Von Aux.

El ingenuo Lucy se topar√° con personajes variopintos: un mayordomo dado a filosofar y a la melancol√≠a; una cocinera inepta que no acepta cr√≠ticas; un arist√≥crata que cada d√≠a env√≠a una desesperada carta de amor sin obtener nunca respuesta; unos peculiares guerrilleros que combaten en las monta√Īas sin saber muy bien por qu√©; dos ladrones profesionales que ejercen su oficio en los trenes, y Klara, la hija de uno de ellos‚Ķ

Rodeado por esta galer√≠a de exc√©ntricos, Lucy indagar√° en la misteriosa desaparici√≥n de su antecesor, descubrir√° en el castillo a un ser humano salvaje que come roedores, ser√° testigo de una extra√Īa org√≠a en la que una tarta se convierte en instrumento sadomasoquista, escuchar√° algunas historias sobre p√©rfidos seductores y maestros del enga√Īo y, sobre todo, ir√° descubriendo las pasiones y pesares del mundo adulto y los vaivenes del amor, que ¬ęno es para pusil√°nimes¬Ľ.

DeWitt toma como punto de partida la novela centroeuropea, los antihéroes de Robert Walser y el universo kafkiano, y los mezcla con un protagonista que parece salido de un slapstick con unas gotas de cine expresionista. El resultado es un Bildungsroman posmoderno, que combina un humor descacharrante con una profunda mirada sobre las incertezas y perplejidades de un joven ante las paradojas de la vida.

El submayordomo Minor

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.