3 mejores libros de Mónica Rouanet

Entre la novela negra y el suspense rayano con el terror hay un espacio muy interesante donde juegan nuevos escritores internacionales como Shari Lapena, con sus thrillers domésticos, o donde siempre han habitado otros como Dennis Lehane. Ahí es donde se mueve una Mónica Rouanet de lo más interesante en el panorama patrio en esa paleta de grises y de oscuridades del ama. Porque el crimen, la violencia o la locura provienen de un mismo pozo desde el que poder construir argumentarios que sintonizan pero que se pueden fraguar en tramas muy dispares.

Con algún gran libro superventas ya en su haber, Rouanet nos cautiva desde esas tramas en las que los personajes, todos, son los que portan el suspense bajo su piel, dotándole de siniestra trascendencia, de pasados que arañan o de inconcebibles futuros a la evidencia de presentes que pesan como noches de insomnio interminables. Si nos fijamos en el panorama español actual, quizás Víctor del Árbol pueda ser un referente, una pauta sobre la que apuntar a una tendencia o una escenografía compartida.

Top 3 novelas recomendadas de Mónica Rouanet

No oigo a los niños jugar

Lo realmente inescrutable son los recovecos de la mente. Está la realidad, siempre subjetiva, la ficción como otro nivel del constructo de nuestra percepción y finalmente lo onírico como los goznes que hacen que todo encaje de manera casi inapreciable. Literariamente lo psiquiátrico tiene mucho juego y jugo. Porque de la cordura o normalidad a la locura o excentricidad dista un clic, una chista, un momento disrruptivo o un punto de inflexión.

Que se lo digan a Alma, una protagonista que nos adentrará en uno de esos laberintos de la mente, entre espejos y sombras, hacia túneles que nuestro subconsciente acaba reconociendo. Lúgubres pasadizos donde se nos despierta esa inquietante sensación en la que discernir cualquier atisbo de verdad se convierte en algo esencial como luz de salida.

Tras un grave accidente de coche, Alma, una joven de 17 años, sufre un shock postraumático y es ingresada en una clínica psiquiátrica ubicada en un antiguo edificio rehabilitado. Allí convive con otros internos y sus patologías y se cruza con unos niños a los que solo ella puede ver. Poco a poco, la historia del edificio y sus antiguos ocupantes se enreda con la realidad de Alma y la lleva a desentrañar oscuros secretos encerrados durante años entre las paredes de la enorme casona y en su propia mente.

CLIC LIBRO

Despiértame cuando acabe septiembre

La más negra de las novelas de Rouanet en su vertiente de búsqueda de una posible víctima. La idea de las dobles vidas, de las sospechas sobre los que siempre fueron nuestra familia…, Las parcelas ocultas de personas a las que se les asocia una cordialidad y una vida ordinaria fuera de toda duda o mácula.

El rastro de un joven español se esfuma por el sur de Inglaterra tras dejar un mensaje de socorro en el teléfono móvil de su madre. Ella, que apenas ha abandonado su pequeño pueblo en contadas ocasiones, decide ir en su busca. Hace un año, su marido desapareció en las tranquilas aguas de la Albufera y no está dispuesta a vivir de nuevo una angustia como aquella.

La Guardia Civil encontró la barca de Antonio abandonada a la deriva, con manchas de sangre sobre sus tablas. Amparo está convencida de que murió, pero las malas lenguas que recorren el pueblo rumorean otras cosas. Una vez en Inglaterra, Amparo descubre que su marido puede continuar con vida, ser el causante de la muerte de una mujer y estar involucrado en una sórdida trama repleta de intrigas.

CLIC LIBRO

Donde las calles no tienen nombre

Con un título evocador para todo enamorado de U2, esta trama aborda con visión hiperbólica pero no menos cierta en última instancia, las mentiras sobre las que en no pocas ocasiones se erigue una familia. Una sacudida a las costumbres, los buenos modos, las apariencias y los muertos bajo las alfombras…

María del Pilar González de Ayala tiene 35 años cuando huye de la casa materna en el barrio de Salamanca, harta de una madre amargada, castradora y machista que la ha convertido en una «inválida» social, truncando sus relaciones amorosas y su aspiración de gestionar la clínica de su padre.

El accidente sufrido por éste junto a su nueva pareja y el asesinato de Gonzalo, el pretendiente que la abandonó en vísperas de su boda, son otra motivación para iniciar una vida propia bajo un nuevo nombre: María González.
María sospecha que su madre tuvo relación con esas muertes y, por ello, como detective improvisada, irá descubriendo toda una red de mentiras que implican a su familia, prototipo de aquella burguesía madrileña que enterró y nunca reconoció su apoyo al franquismo con la llegada de la Transición.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.