Los 3 mejores libros de Mathias Enard

De entre la pléyade de escritores franceses recientes con el prestigioso Goncourt bajo el brazo, Mathias Enard puede ser de lo más versátil y sorprendente. Junto con el además de mutable en sus tramas, totalmente magistral en fondo y forma Pierre Lemaitre.

Enard nos habla de historia, de aprendizaje, de mestizaje cultural, de ecología…, su visión crítica empapa cada una de sus novelas, aportando ese trasfondo sociológico que eleva cualquier propuesta de ficción a una categoría mayor, a la moraleja más extendida a través de las escenas donde se mueve la narración.

Además de esas intencionalidad de tintes sociológicos, Enard es capaz de enmarcarlo todo en una acción vívida intensamente humanista. La carga psicológica de sus personajes y su exposición a situaciones trascendentes acaban conduciéndonos a caminos insondables.

Y llegamos a egancharnos en las aristas de conceptos tan graves como la muerte o la culpa pero también en la gravedad del amor o de la esperanza pese a todo, con esa literatura tan honda que acaba abriéndose camino entre polos opuestos. Extremos que cobran más sentido en la contradicción que zarandea a sus personajes como veletas que somos todos.

Top 3 novelas recomendadas de Mathias Enard

Habladles de batallas, de reyes y elefantes

Todo un √©xito en 2010 en Francia y que llega ahora a Espa√Īa con la vigencia de las obras imperecederas. La buena creaci√≥n siempre envejece bien.

Una cr√≥nica deslumbrante sobre un episodio confinado al olvido: las andanzas de Miguel √Āngel en la Constantinopla renacentista, que funge tambi√©n como una reflexi√≥n extraordinaria sobre la creaci√≥n, las pasiones del artista y el punto donde confluyen dos civilizaciones.

Al desembarcar en Constantinopla el 13 de mayo de 1506, Miguel √Āngel sabe que est√° desafiando el poder y la c√≥lera de Julio II, papa guerrero y mal pagador, por abandonar la construcci√≥n de su tumba en Roma. Pero ¬Ņc√≥mo rehusar la invitaci√≥n del sult√°n Beyazid, que le propone, despu√©s de rechazar el dise√Īo de Leonardo da Vinci, concebir un puente sobre el Cuerno de Oro?

As√≠ comienza esta novela, √≠ntimamente ligada a la historia, que parte de un hecho real para despu√©s intentar desentra√Īar los misterios de aquel viaje. Abrumadora como el encuentro del hombre del Renacimiento con las bellezas del mundo otomano, precisa y cincelada como una pieza de orfebrer√≠a, Habladles de batallas, de reyes y elefantes es el retrato de un artista en su esplendor y, tambi√©n, una fascinante reflexi√≥n acerca del acto de crear y el significado que esconde un gesto inacabado hacia la otra orilla de la civilizaci√≥n.

A través de la crónica de estas semanas olvidadas de la historia, Mathias Enard esboza una geografía política cuyas dudas siguen acuciándonos cinco siglos después.

Habladles de batallas, de reyes y elefantes

Br√ļjula

Lo auténtico no es Occidente. Hace tiempo que cualquier ciudad de nuestro mundo dejó de tener personalidad. Una polvorienta sensación de uniformidad comercial cubre las grandes urbes y cuesta encontrar esa autenticidad que cada vez más queda solo para las personas, para los habitantes de las ciudades grises.

En su apartamento de Viena, mientras empieza a nevar sobre la ciudad, el reconocido musicólogo Franz Ritter evoca todo lo vivido y aprendido mientras sus pensamientos vuelan hacia Estambul, Alepo, Palmira, Damasco o Teherán, lugares que han marcado su biografía intelectual y sentimental.

Durante esta noche de insomnio desfilan por su mente amigos y amores, m√ļsicos y literatos malditos, viajeros y mujeres aventureras de procedencia y destino inciertos, todos tocados por el hechizo de Oriente Pr√≥ximo. De entre todos ellos, es Sarah la que ocupa sus pensamientos m√°s profundos: veinte a√Īos ha estado Franz enamorado de estamujer, con la que ha compartido una intensa relaci√≥n marcada por los viajes y por la cultura oriental.

Merecedora del prestigioso Premio Goncourt, esta novela nocturna, envolvente y musical, de una erudici√≥n generosa y un humor agridulce, es un viaje y una declaraci√≥n de amor, una b√ļsqueda del Otro en nosotros y un tender la mano para construir un puente entre Oriente y Occidente, entre el ayer y el ma√Īana, en este presente tan fr√°gil para ambos mundos. Enard rinde homenaje ¬ęa todos aquellos que, partiendo hacia el Levante o el Poniente, cayeron en las redes de la diferencia hasta el punto de sumergirse en las lenguas, las culturas o las m√ļsicas que iban descubriendo, a veces hasta perderse en cuerpo y alma¬Ľ.

Br√ļjula

Zona

Gran parte de las novelas de Enard tienen un punto historiográfico hacia lo literario. La idiosincrasia, la evolución cultural, las guerras incluso, todo aparece siempre motivado en los escritos que nos quedan, sean de vencedores o también ya de vencidos en busca de su más justa revancha.

Una novela con tintes de misterio que finalmente se convierte en una fascinante presentaci√≥n de los submundos de aqu√≠ y de all√°, de Occidente y de Oriente, igualando la condici√≥n humana y destacando la creaci√≥n, lo art√≠stico como lo √ļnico salvable.

En una noche decisiva, Francis Servain Mirkov√≠c toma el tren de Mil√°n a Roma para vender un malet√≠n lleno de secretos a un representante del Vaticano y, si todo sale seg√ļn lo planeado, cambiar de vida. Hasta ahora ha sido agente secreto de la Zona, que empez√≥ en Argelia y acab√≥ extendi√©ndose progresivamente por los pa√≠ses de Oriente Pr√≥ximo. Quince a√Īos lidiando con criminales de guerra, agitadores, terroristas y traficantes de armas, con intermediarios y sobre todo consigo mismo, inmerso en el embriagador ciclo de la violencia.

El tren arranca, y con él empieza una larga frase que avanza sin apenas detenerse, un flujo de conciencia que explora el espacio y el tiempo para desenterrar los vestigios de las guerras mediterráneas. Al ritmo del traqueteo del tren, el autor esboza la memoria de este espía en cuya mente se entremezclan los verdugos con las víctimas, el heroísmo con el anonimato, pero también los pintores y los literatos con las amistades y los amores fracasados.

Zona

Otras obras recomendables de Mathias Enard

El banquete anual de la Cofradía de Sepultureros

La Espa√Īa vac√≠a es m√°s bien la Europa vac√≠a o incluso el mundo vac√≠o, un dar la espalda a lo que fuimos para deshacernos de los √ļltimos vestigios de humanidad integrada con el entorno. Y as√≠ nos va. Bien lo sabe un Mathias Enard que ha hecho de esta trama una √°cida a la par que melanc√≥lica y l√ļcida cr√≠tica sobre el devenir de nuestra civilizaci√≥n. O quiz√°s tan solo un fascinante muestrario de lo que ayer fuimos y hoy no podr√≠amos volver a ser.

Para trabajar en su tesis doctoral sobre la vida en el campo hoy d√≠a, el etn√≥grafo David Mazon ha dejado Par√≠s para instalarse durante un a√Īo en un remoto pueblo rodeado de marismas en la costa oeste de Francia.

Mientras supera las incomodidades del mundo rural, David establece contacto con los pintorescos lugare√Īos que frecuentan el caf√©-colmado para entrevistarles. Los encabeza Martial, el alcalde enterrador, y el anfitri√≥n del tradicional banquete de los miembros de la Cofrad√≠a de Sepultureros.

En este fest√≠n pantagru√©lico donde vinos y manjares van de la mano de leyendas, canciones y disputas sobre el futuro del oficio funerario, la Muerte les ofrece curiosamente tres d√≠as de tregua. El resto del a√Īo, cuando la Parca se apodera de alguien, la Rueda de la Vida lanza su alma de nuevo al mundo, a un tiempo futuro o pasado, como animal o como ser humano, para que la Rueda contin√ļe girando.

En esta esplendorosa y poliforme novela, que combina en la misma medida grandes dosis de humor y la ya conocida erudici√≥n del autor, Mathias Enard exhuma el pasado turbulento y los tesoros de su Francia natal recorriendo el √ļltimo milenio de su historia, pero sin perder de vista los miedos contempor√°neos y con la esperanza de un ma√Īana en el que el ser humano est√© en armon√≠a con el planeta.

El banquete anual de la Cofradía de Sepultureros
5/5 - (9 votos)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: No copiar