Descubre los 3 mejores libros de Jane Harper

Encontramos una interesante pl√©yade de narradores noir en cualquier pa√≠s de Europa. Lo que no nos resulta tan habitual es encontrar a una escritora de las ant√≠podas como Jane Harper mostr√°ndonos la diversidad del mal y el crimen extendido hasta el otro lado del mundo. Una Australia ex√≥tica cuyo interior tambi√©n alberga ese mito oscuro en sinton√≠a con la Espa√Īa negra o el supuesto que corresponda a cualquier pa√≠s con los trapos sucios de su poblaci√≥n lavados a conciencia en casa.

No lo dudes, en Australia también matan de lo lindo. Porque más allá de coqueteos con lados salvajes por parte de la superventas Kate Morton, la buena de Harper ha decidido que también por aquellos lares se puede proyectar animadversiones, psicopatías y variopintas fobias, así como intereses económicos capaces de encontrar precio sumario por la vida.

La singularidad de esta autora estriba en la integraci√≥n absoluta con el escenario, con el paisaje. Porque ya que estamos hay que reconocer que para el resto del mundo, Australia sigue siendo un lugar fascinante por ignoto. Y es que a√ļn viajando hasta all√≠, como tuve oportunidad en una ocasi√≥n, siempre se siente que quedar√≠an muchas cosas por ver y que se deja un nuevo mundo atr√°s en cuanto est√°s de vuelta…

Un peque√Īo truco entonces para encandilarnos desde ese desaf√≠o que supone movernos por la planicie de un gigantesco continente gobernado por la fuerza tel√ļrica de un monte Urulu capaz de despertar magnetismos fatales entre sus juegos de luces y de extra√Īas y someras sombras.

Top 3 novelas recomendadas de Jane Harper

El hombre perdido

Cuando Nathan Bright descubre a su hermano mediano Cameron muerto junto a la l√°pida de un ganadero desconocido (cuya legendaria historia dio peso a un sinf√≠n de historias de fantasmas), la escena penetra en una desconcertante neblina, pero no tiene ning√ļn sentido: ¬ŅPor qu√© Cameron se alejar√≠a completamente de su todoterreno con el tanque lleno bajo un sol despiadado? ¬ŅQu√© estaba haciendo junto a la tumba del ganadero?

La polic√≠a local apunta al suicidio, pero Nathan es incapaz de asumir esa g√©lida sensaci√≥n de que su hermano pudiera albergar tama√Īa desaz√≥n y las inquietudes lo invaden como un contraste que le hiela la sangre pese al calor de la Australia interior. Solo hay una posibilidad, que Cameron no fuera el hombre que todos pensaban, ni tan siquiera su familia.

Quiz√°s la idea sea solo una proyecci√≥n para encontrar motivos a la muerte. Porque el propio Nathan tambi√©n tiene mucho que esconder. Durante diez a√Īos, hab√≠a tratado de llenar el espacio entre √©l y su familia, pero el peso de un error atroz que cometi√≥ hace ya esa d√©cada todav√≠a lo arrastra firmemente. Un error que le cost√≥ la custodia de su hijo y lo dej√≥ abandonado no solo por su comunidad, sino por √©l mismo. La muerte de Cameron, al parecer, es solo otra capa de tragedia en una historia obsesiva, como de canto de chicharra acompasando un calor desafiante para la raz√≥n.

El hombre perdido

A√Īos de sequ√≠a

Aaron Falk odia sus orígenes. Pero siempre existe un motivo para esa animadversión que te puede hacer echar la vista atrás con absoluta repulsa. Al fin y al cabo lo que eres es en gran medida lo que fuiste con las gotas precisas de lo que aprendiste a ser.

La excusa de Falk para el odio a su tierra, una comunidad al sureste de Australia, la explicita en mil excusas sobre su pobreza end√©mica, sobre lo agresivo de su clima abrasador y sobre la tristeza de sus gentes. Pero siempre hay algo m√°s hondo que te puede llevar a odiar el espacio en el que pasaste tus primeros a√Īos, aquellos en los que debiera habitar como un viejo fantasma la √ļnica felicidad completa y posible.

Aquella remota felicidad suele tener la apariencia de los viejos amigos. Aaron Falk ten√≠a en Luke Hadler a ese compa√Īero sobre el que evocar los pocos momentos de felicidad rescatados de su tierra madre seca. Cuando Luke muere junto a toda su familia en un infausto caso que apunta al parricidio, Falk no rereh√ļyehuye esa parte de responsabilidad que siente como investigador que es y como amigo inseparable que fue.

Nadie en Kiewarra puede sostener la mirada en Falk sin manifestar un atisbo de repudia. Los a√Īos pasan y el imaginario popular, en lugar de rebajar la condena social, parece haber sostenido el odio a falta de otro quehacer.

Falk no está cómodo, desea entresacar algo de luz en la muerte de Luke y salir pitando de ahí en pocos días. Los padres de su amigo lo convencen para que no los abandone. Ellos intuyen una verdad soterrada que se les escapa, y que, a falta de devolver la vida de su amado hijo, podría al menos limpiar su nombre.

Trabajar entre emociones intensas es algo nuevo para Falk, acostumbrado al m√©todo emp√≠rico, a la persecuci√≥n de malhechores empe√Īados en defraudar al estado y a sus ciudadanos. La muerte de Luke no tiene nada que ver, pero los primeros y m√°s leves indicios llegan a su olfato de investigador y acabar√° sucumbiendo al aroma de la mentira, de lo oculto, del mal en definitiva, siempre empe√Īado en destruir y enga√Īar…

A√Īos de sequ√≠a, Harper Lee

Naturaleza salvaje

Tambi√©n Australia padece de ambiciones y especulaciones en esa mezcla fatal en la que los intereses econ√≥micos sin control convierte voluntades en siniestras pulsiones. Como ejemplo sirva este bot√≥n con visos de certidumbre…

Alice Russell y cuatro compa√Īeras de trabajo participan en una actividad para ejecutivos en la zona boscosa de Giralang Ranges, al este de Melbourne. Los directivos de la empresa, una prestigiosa compa√Ī√≠a de contabilidad que el agente federal Aaron Falk est√° investigando por un presunto delito financiero, pretenden con esta acci√≥n fomentar el esp√≠ritu de equipo. Sin embargo, todo se tuerce cuando Alice, testigo clave en las pesquisas y confidente de Falk, desaparece y √©ste tiene que sumergirse en el coraz√≥n de una naturaleza exuberante y estigmatizada por el fantasma de un asesino en serie.

Así, mientras las cinco mujeres caminan sin rumbo entre el frío y la lluvia, y sobreviven a duras penas entre los silencios y las sombras de un bosque tan bello como terrible, Falk irá descubriendo no sólo que Alice dista mucho de ser apreciada por sus colegas, sino también un trasfondo de recelos y heridas que ha dinamitado la armonía del grupo y ha convertido esta aventura en una insospechada trampa mortal.

Naturaleza salvaje
Valorar post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.