3 mejores libros de Eloy Tizón

Siempre me han resultado fascinantes esos escritores retratistas de vanguardia como Eloy Tizón que hacen de la literatura acción y pausa en sí misma; extrañamiento y descubrimiento; observación y dinámico avanzar. Siempre como tramas empeñadas en la verdad residual que nos queda como certero desenlace.

En mis conatos de escritor, más tendentes a la acción, la aventura, el misterio o lo que sea que mueva la trama de manera evidente, solía en ocasiones detenerme y saborear unos particulares instantes de iluminación creativa. Curiosamente no era cuando el meollo avanzaba sino cuando te recreas sin apenas darte cuenta en los detalles. De tal manera que el disfrute de ese mayor o menor roce con las musas acaba plasmándose en un equilibrio entre fondo y forma, entre imágenes y significados.

Claro que aquí un menda no pasa de aprendiz mientras que otros tipo como Milan Kundera o José Luis Sampedro son esos virtuosos que consiguen compendiar en sus novelas movimiento y reflexión, pasión y gancho narrativo. Una exquisita forma de prodigioso encuentro entre nuestra razón con nuestra imaginación. Ambas bailando en un elegante y gigantesco salón rodeado de grandes ventanales, espejos y brillante oropel.

Quizás demasiado rococó pero esa es la noción de lo que la lectura de Tizón desprende en ocasiones. Y una vez descubierta esa intención soterrada resulta dificil volver a entender la literatura como algo lineal.

Top 3 libros recomendados de Eloy Tizón

Velocidad de los jardines

Por romper un poco el topicazo, se puede decir que hay vinos que envejecen bien con el tiempo y obras literarias que rejuvenecen de maravilla con el paso de los años, con lo de condena que puede suponer para su autor, un Dorian Gray moderno.

Porque se trata precisamente de eso, de imágenes, de lienzos, de símbolos que se hacen cada vez más atemporales, como ganándole esa condición en la perdurabilidad de sus tramas.

Relatos que engarzan con la inmortalidad cuando todo se reduce a un gesto descrito con la perfección de lo eterno; o un movimiento tan bien descrito como compuesto en cadencia musical de un ritmo pegadizo e inolvidable.

Personajes que se debaten entre la banalidad y el prodigio constituyen el pretexto para levantar una escritura cargada de sabores y olores. Allí donde la memoria de cada cual inventa sus jardines, trafica sensaciones, protagoniza sombras, puesto que en este libro rápido y lento, el lector no encontrará otra velocidad que la que el tiempo impulsa ni viaje más difícil que el regreso a los pupitres.

clic libro

Labia

Todo lo que somos, o al menos lo que vamos siendo lo incoporamos desde los demás. Nuestro ansia de conocimiento, de lanzarnos a nuevas aventuras realmente es una intención de convertirnos en los demás, en todos aquellos que vamos conociendo. Se trata de aprender a ser como viven los demás para escapar en parte de nuestro irremediable fin. Porque la eternidad, como bien se descubre cuando uno se enfrenta al más bello gesto que haya conocido, es ese instante en el que descubrimos en alguien a otra persona, la más inesperada.

Éste es un libro de voces, una polifonía de voces que cuentan historias a través de las que el joven protagonista conocerá la existencia de una pequeña papelería de barrio en el Madrid de los años 70, dirigida por tres hermanas «listísimas», una de las cuales le enseña caligrafía y le cuenta una historia medieval.

Además asistirá a unas clases particulares de dibujo y pintura impartidas por el profesor Linaza, sabrá de los apuros que pasa un pintor en París, víctima de una conspiración de boy scouts, y del diminuto Óscar, que no podía crecer. Un libro emocionante que consagra definitivamente al autor como una de las voces más personales y sugerentes de la narrativa actual.

clic libro

Técnicas De Iluminación

Los volúmenes de relatos más jugosos son aquellos cuyo nexo surge de manera tangencial. Desde el detalle invisible a primera vista, bajo el roce apenas apreciable de la coincidencia más sibilina pero que a la postre lo mueve todo en la vida.

¿Qué ocurrió realmente en la fiesta celebrada anoche? ¿Hubo alguna víctima? ¿Qué contiene la caja que nuestro jefe nos entrega en secreto, pidiéndonos que no la abramos, y dentro de la cual se detecta una agitación, un mínimo llanto? ¿Será un ser vivo o un mecanismo de relojería? ¿Quién es “esa otra persona que no nos interesa”, que suele aparecer en las relaciones de pareja casi siempre adosada al ser amado y de la que es imposible librarse? ¿De qué clase de apocalipsis huye esa familia que abandona la ciudad con lo puesto y termina vagando perdida por el bosque?

En todos estos relatos hay un reverso de sombra, un vértice de silencio, algo que no se nombra directamente pero que es una invitación al lector para que se sumerja y participe en la construcción del sentido.

Para que intervenga en la extraña normalidad de estos diez sueños, y pueda encontrar un poco de claridad o un lapicero contra la desdicha. Páginas que resplandecen con luz propia. Técnicas de iluminación.

clic libro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.