3 mejores libros de Domingo Villar

El género negro siempre recibe con los brazos abiertos a un autor tan interesante como fue Domingo Villar. Porque este gallego amante de las letras fue uno de esos escritores que hizo de su obra un todo, una sinfonía escenográfica y de personajes, para ser siempre reconocido como el creador de sello inconfundible que generaba, en torno a sus novelas, todo un nuevo mundo extraído de una misma realidad.

Si hace poco hablábamos de Xabier Gutierrez y su noir gastronómico, el caso de Domingo Villar, con algo más de recorrido, se transformaba en el noir de las Rias Baixas. Un género negro temático que se abre al mundo desde su casuístca rebosante de autenticidad y conocimiento del medio en el que todo transcurre.

En ese terreno de la Galicia brumosa, de los estereotipos galegos acerca de los espíritus contradictorios pero a la vez valientes y decididos, Villar fue construyendo una suma de historias en torno a los casos que su ya emblemático inspector Leo Caldas afrontaba con la entereza de las personalidades forjadas en esas costas que miran a la eternidad entre la melancolía y la esperanza.

En una propuesta con tintes quijotescos en la dupla que conforman Caldas y su ayudante ma√Īo Rafael Est√©vez, la suma de dos temperametos tan diferentes y cargados de una herencia gen√©tica casi tel√ļrica, nos presenta escenarios colmados de ricos di√°logos en una particular compenetraci√≥n, hacia la resoluci√≥n de cada nuevo crimen, absolutamente brillante.

Y de la literatura al cine en un camino de ida y vuelta. Porque conocida la dedicación que tuvo Villar a la guionización, alguna de sus historias ya han llegado a la gran pantalla…, por si alguien gusta de esa esperencia de contrastes entre lo leído y lo visto.

Top 3 libros recomendados de Domingo Villar

El √ļltimo barco

La √ļltima entrega de la saga del inspector Caldas adquiere esa potencia del virtuoso que va ganando oficio y que sabe explotar ese inagotable fil√≥n de un escenario tan particular como es la Galicia comprendida entre Finisterre y Baiona.

En ese mágico terreno en el que la tierra y el mar se conjugan mágicamente en entrantes y salientes, cualquier cosa puede ocurrir, incluso los crímenes más insospechados. Eso, el crimen, asoma con crudeza a la desaparición de Mónica Andrade.

El √ļltimo temporal va devolviendo a los habitantes de la zona de Vigo la tierra que les pertenece, pero en esa c√≠clica transici√≥n asumida con resignaci√≥n, a M√≥nica parece hab√©rsela tragado un mar ahora calmo.

El inspector Caldas toma cartas en el asunto. Lo que va descubriendo sobre Mónica contrasta bastante con la información aportada por su padre, el doctor Andrade. Con su confidencialidad habitual, Caldas irá componiendo ese puzzle de las vidas secretas, de los comportamientos soterrados, de la doblez del ser humano.

Solo intentando seguir los pasos de la Mónica que en apariencia nunca fue podrá intentar resolver esa desaparición que, con el paso del tiempo, se antoja tan inabarcable como el propio océano Atlántico que parece disponer de las respuestas en una calma chicha que realmente espera nuevos momentos precisos para embestir de nuevo.

La playa de los ahogados

En segundo lugar destaco, para seguir esta tendencia de ir contracorriente respecto a la cronolog√≠a de publicaci√≥n, esta historia sobrecogedora, colmada de esa extra√Īa sensaci√≥n de calma hiriente entre la paz del espacio infinito que se antoja divisando el horizonte gallego a poniente, y la aparici√≥n de la muerte violenta tomada como una circunstancia m√°s del devenir de la vida.

Para resaltar esa extra√Īeza, en este libro destaca el habitual cuajo de Caldas con lo intempestivo del car√°cter del aragon√©s Est√©vez, un extra√Īo que trata de adaptarse como puede a los ritmos de ese otro lado extremo de la pen√≠nsula.

Cuando el mar devuelve un cuerpo sin vida, después de haber jugueteado macabramente con él, cada cual afronta la fatalidad como puede. Pero en este caso el mar no ha devuelto elcuerpo de Justo Castelo por su entero capricho, alguien ha propiciado su muerte con la sujección que entrelazaba sus manos. Descubrir la verdad, cuando esta puede tener repercusiones demasiado graves, nunca es fácil. Entre los marineros de la zona se mueve una corriente de opinión sobre lo acaecido. El precio de la verdad puede que sea demasiado alto.

La playa de los ahogados

Ojos de agua

En 2006 llegó la primera y siempre sorprendente novela de un autor en ciernes que acabó transformándose en escritor de valía en cuanto la obra alcanzó esa valoración unánime de gran trama negra.

Una historia que ya anticipaba las dem√°s por la profunda presentaci√≥n de sus protagonistas. La personalidad del inspector Leo Caldas por momentos se convierte en el leitmotiv de la historia, pues el autor va dejando esos se√Īuelos sobre su misteriosa personalidad que incluso lo lleva a dedicarse al mundo de la radio en un particular confesionario existencial.

Pero tambi√©n el caso de la muerte de Luis Reigosa va ganando en intensidad conforme avanzamos en la historia. √Čl era un m√ļsico notable, de los que se gana la vida con un saber hacer quiz√°s orientado hacia g√©neros minoritarios.

En torno al m√ļsico vamos descubriendo un estilo de vida en consonancia con esa bohemia de tantos creadores, un estilo de vida no exento de riesgos cuando tantos corazones se entregan cada noche a su m√ļsica.

Porque del amor, de la pasi√≥n por la m√ļsica, al odio, no hay tanta distancia. Y no siempre quedamos conformes cuando pedimos una nueva canci√≥n para nuestro coraz√≥n y el m√ļsico la deniega.

Ojos de agua

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.