3 mejores libros de Chesterton

G.K. Chesterton fue sin duda un escritor espiritual en su más amplio sentido y con muy ricos matices. Desde sus origenes literarios como redactor de artículos que abordaban temáticas esotéricas hasta su conversión final al catolicismo pasamos por un Chesterton de distintas fases en esa parcela espiritual.

Y ¿sabes qué? Me parece perfecto. Uno no es lo que es para siempre. La magia de vivir reside bastante en cambiar, así que si a Chesterton se le acabó apodando el príncipe de las paradojas por su propia variación espiritual que incluso le sirvió como herramienta para presentar paradojas literarias con las que siempre se podía extraer alguna enseñanza…, pues olé por él.

La cuestión es que la literatura como campo casi se le quedó pequeña. Escribir en torno a 70 novelas no es un asunto trivial, no al menos fuera de géneros más propensos a la narración más lineal como es el romántico.

Así que atreverse a determinar los tres mejores libros de Chesterton demuestra una cierta  pretenciosidad y atrevimiento. Pero como uno es dueño y señor de este blog, me voy a lanzar a ello pese a no haber tenido el gusto de leer todo lo que Chesterton escribió puesto que multitud de libros de poesía, ensayos de toda índole, libros de viaje, biografías de personalidades y novelas lo contemplan…

3 mejores novelas de Chesterton

El hombre que fue jueves

Tras este singular título encontramos una novela policíaca que, haciendo gala de ese don para la paradoja del escritor ambivalente, también resulta ser una declaración de su pensamiento fuertemente influenciado por el anglo-catolicismo en el momento de publicación 1908.

La cuestión es cómo consiguió esta novela dual, entre el entretenimiento y el ensayo. La virtud de Chesterton reside en muchas ocasiones en esa capacidad para pertrecharse de un argumento policíaco sólido con su tensión y sus giros imprevisibles a la vez que ahondaba en la crítica de pensamientos sobre los que consideraba que pesaba una carga de fatalismo con el que para nada comulgaba.

Una novela pues de varias lecturas que siempre desconcertó pero que fue muy valorada, y aún sigue siéndolo, por la crítica y los lectores.

CLIC LIBRO

El candor del padre Brown

El padre Brown como un investigador de crímenes fuera de toda caracterización típica. ¿Qué pretendía Chesterton convirtiendo a un cura en uno de sus personajes emblemáticos de novela policíaca?

Cuando publicó este libro compuesto por relatos, Chesterton todavía no era católico pero ya empezaba a tener contacto con católicos. Influencias de su religión anterior y de la que lo esperaba con anhelo debió derivar en esta nueva concepción de héroe a través del que deshacer todo tipo de entuertos criminales.

El libro suele integrar, según ediciones: El hombre invisible, el jardín secreto, el martillo de Dios, el ojo de Apolo, la cruz azul, la forma equívoca, la honradez de Israel Grow, la muestra de la espada rota, las estrellas errantes, las pisadas misteriosas, los pecados del príncipe Saradine y los tres instrumentos de la muerte.

CLIC LIBRO

El regreso de Don Quijote

Chesterton también tuvo unas palabras para nuestro personaje patrio más ilustre. Y ciertamente fueron hermosas palabras y un brillante homenaje. Conocemos en esta última novela del autor a su personaje Michael Herne, un bibliotecario excéntrico, sumamente cultivado y desencantado con el acontecer de la sociedad de su tiempo.

En una ocasión pasa a interpretar el papel de Rey en una obra de teatro. Y entonces ve la luz, con su flamante traje de rey decide salir a la calle para recuperar el imperio de la cordura frente a los privilegiados que gobiernan al capricho de sus antojos.

Un nuevo Quijote ha surgido entonces, transmutado en un nuevo Ricardo corazón de León que descubre cuánto tiene que hacer para despojar de tontería a aristócratas, burócratas y en definitiva a todos aquellos cuyo sufijo es -crata.

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.