3 mejores libros de Alonso Cueto

Entre las generaciones de Vargas Llosa y de Santiago Roncagliolo, encontramos a un Alonso Cueto que confirma esa fascinante cadencia de escritores peruanos de primer nivel internacional. Porque todos ellos acaban descollando como narradores esenciales en español de su época.

En el caso de Alonso Cueto, lo del oficio de escritor llegó con ese punto de predestinación de quien académicamente elige la literatura para acabar alcanzando un doctorado. Y en ese devenir de estudio y documentación, Alonso Cueto fue forjando un sello personalísimo con inspiraciones diversas que van desde Henry James hasta Onetti, con un estudio exaustivo de estos y muchos otros autores.

Pero la cuestión a la postre, para un buen escritor, es alcanzar a manifestar esa impronta, esa mezcla entre imaginación, recursos, estilo y voluntad creativa para ir trazando una bibliografía particularísima que en el caso de Alonso Cueto contiene de todo y para todo tipo de lectores exigentes.

Top 3 novelas recomendadas de Alonso Cueto

La hora azul

Horas las hay de todos los colores e intensidades. Si para Sergio del Molino la hora violeta fue la más amarga, para Alonso Cueto también una hora azul, próxima por gama cromática a la violeta, supone una disrupción entre lo que debiera haber sido, lo “deseado” que hubiera sido y lo que fue.

La hora azul narra un quiebre en la vida casi perfecta de Adrián Ormache, un abogado de prestigio de la clase alta limeña a quien no parece faltarle nada: ni trabajo, ni familia, ni posición social.

Su cuadro perfecto, sin embargo, se oscurece cuando su padre, un marino destacado en Ayacucho durante el periodo más violento de la guerra terrorista desatada por Sendero Luminoso, le confiesa su más grande secreto: la existencia de una mujer de quien estaba enamorado y a quien perdonó la vida, Miriam.

Adrián, contra todo consejo y a pesar de las amenazas que recibe, emprende un viaje para encontrarla. La exploración del pasado, contada a ritmo de thriller y con un manejo soberbio del suspense, descubrirá qué tipo de militar fue su padre, qué clase de hombre es él y cuál es el país en el que han vivido.

clic libro

La segunda amante del rey

Los motivos del desamor se convierten en las causas de la pasión. Solo hay que saber cómo manejar esa posible transición en ese dificil equilibrio entre lo que es necesario para sobrevivir a las pulsiones que nos guían mientras la razón, la moral y las costumbres van asentándose como rutinas a las que el humano se aferra en busca de la inmortalidad de un amor que nunca puede ser eterno.

Pero lo cierto es que nunca se puede dejar de amar, por mucho que se intuya que el orgasmo es una reducción al absurdo de esa eternidad imposible, pese a que su búsqueda sea una carga entre lo fisiológico y los patrones básicos hacia la perpetuación de la especie.

Esta novela profundiza en la dicotómica percepción del amor entre Gustavo y Lali. En lo que a la postre parece más bien un relato sobre los diferentes estados en los que pueden encontrarse las dos partes que acuerdan el amor eterno.

Luego están los condicionantes externos, la percepción de los demás y el empeño por mostrar que las decisiones en lo más importante que nos atañe, el amor, se ajustan a las imposiciones y a la normalidad sobre la que los demás se refugian de la incipiente lluvia de sus propios deseos más hondos.

Porque Gustavo y Lali pertenecen a ese estrato social alto al que cada desamor se considera una derrota humana. Y eso, para los triunfadores que han hecho de su vida un éxito, suena a la más amarga derrota.

La historia se completa con el personaje de Sonia, quien sabe que en esa oscura historia de amor derrotado se esconden aristas que escapan al conocimiento común. Y es ahí donde la historia adquiere un cáriz policiaco que acaba desvelando la singular y hasta violenta forma de amor entre Gustavo y Lali.

La consideración unánime de Alonso Cueto como uno de los más grandes narradores actuales en castellano se ratifica una vez más en esta novela con evocaciones a Milan Kundera en lo que a las contradicciones del ser humano se refiere y a Henry James en el brillante aporte de las historias narradas desde dentro, dese ese libro que los personajes parecen escribir como si un lector pudiera leer directamente sobre el alma humana.

clic libro

La perricholi

Siempre es interesante conocer sobre los verdaderos héroes de la historia. O al menos sobre personalidades que acaban destacando con un punto de heroicidad hacia la supervivencia, tomando el mundo por montero.

Porque la perricholi fue esa heroína que a su manera, liberada y desatada, contribuyó a la liberación femenina. Ella dio pasos al frente repudiados incluso por otras mujeres. Pero gracias a su espíritu iconoclasta, su forma extrema de afrontar la vida y su valentía, su ejemplo sirvió en el fondo de las conciencias y aún sirve hoy, como ejemplo.

¿Quién fue Micaela Villegas? ¿La actriz que brilló en el Coliseo de Comedias? ¿La amante que protagonizó junto al virrey Amat una de las historias de amor más polémicas del siglo XVIII en el Perú? ¿La belleza mestiza que sacudió los cimientos de la sociedad limeña de su época, desatando odios, halagos y envidias?

¿La piadosa que se arrodilló frente a un párroco para confesar sus pecados? ¿La díscola acusada de inmoral? ¿La madre que crio a su hijo con orgulloso amor? ¿O la contestataria que supo trocar un insulto en el nombre con el que se hizo famosa: la Perricholi?

Estas y otras interrogantes atraviesan la trama de esta novela que recrea la desafiante vida de Micaela Villegas, enmarcada entre los últimos años del virreinato peruano y los albores de la Independencia.

Narrada con un estilo de frases breves, plásticas y envolventes que le imprimen velocidad y vigor a la prosa, esta apasionante novela de Alonso Cueto se vale de la investigación histórica y los mecanismos de la ficción para explorar, sin opacar su misterio, el indómito corazón de Micaela Villegas: la Perricholi. Reina de Lima.

clic libro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.