3 mejores libros de Antonio Mercero

Apuntando ya a nuevo referente del g√©nero negro en Espa√Īa, Antonio Mercero sin embargo cultiva una novel√≠stica deformante de cualquier tipo de noir de nuestros d√≠as. Porque s√≠ es cierto que el autor se gusta en ese servicio que prestan este tipo de novelas para el desnudado de miserias sociales de toda √≠ndole. Descubierto adem√°s como identidad real de Carmen Mola, a t√≠tulo compartido con Jorge D√≠az y Agust√≠n Mart√≠nez, la proyecci√≥n de este autor cobra nueva dimensi√≥n.

En su obra personal descubrimos una cierta intencionalidad transgresora y reivindicativa que va más allá de la trama y sus derivas de suspense. Aspectos que puede marcar otro avanzar en paralelo, más entroncado con nuestros pecados al otro lado de la ficción.

As√≠ que si buscas el t√≠pico noir, por momentos con m√°s querencia por el thriller o m√°s apuntado hacia lo estrictamente polic√≠aco, encontrar√°s en las novelas de Mercero un asidero a las pautas y gui√Īos del g√©nero plenamente satisfactorio. La cuesti√≥n es ese otro sumergirte en aspectos con m√°s trasunto de nuestra realidad que quiz√°s te desv√≠en de la trama, porque nada es gratu√≠to en esta vida, pero que acaban conformando ese todo de mayores implicaciones emocionales en √ļltima instancia‚Ķ

Top 3 novelas recomendadas de Antonio Mercero

Pleamar

Corren tiempos extra√Īos en los que lo digital es ya un mundo que nos ocupa en m√°s porcentaje que la tierra que pisamos. Y si nuestro mundo ya daba demasiado de s√≠ para que el mal acechara desde tantas sombras y puntos muertos de la realidad, lo que nos espera en lo intangible de las IPs es tan abrumador como espantoso.

Las hermanas M√ľller cuentan cada jueves su vida a millones de seguidores en el canal de YouTube Pleamar, pero en el v√≠deo de esta semana aparecen amordazadas y maniatadas, en un lugar oscuro, y llorando desesperadamente. Las visualizaciones crecen por horas sin que nadie sepa si va en serio o es una broma macabra.

Los padres denuncian la desaparici√≥n y el caso es asignado a una extra√Īa pareja de investigadores: Dar√≠o Mur, divorciado y enamorado de la literatura cl√°sica, y Nieves Gonz√°lez, adicta a las citas online y v√≠ctima de acoso en la comisar√≠a. Cuando la muerte de Martina M√ľller es retransmitida en directo, Dar√≠o se enfrentar√° al mundo de los influencers, al que su propia hija es adicta y que la ha convertido en una chica violenta y conflictiva.

Pleamar

El caso de las japonesas muertas

Cuando Mercero present√≥ su √≥pera prima, en lo que a novela negra se refiere, titulada ¬ęEl final del hombre¬Ľ, descubrimos a un autor que parec√≠a visitar de refil√≥n un g√©nero polic√≠aco al que aportaba una perspectiva rompedora. La suya era una novela que equilibraba su peso entre el crimen propio del caso en brete, contrapesado con una historia sobre la libertad sexual y los prejuicios, todo ello encarnado en un policia inolvidable.

La cuesti√≥n es que, sea como fuere, Antonio Mercero no estaba de paso. Y con esta novela ratifica su intenci√≥n de sentarse a la mesa de los grandes narradores del g√©nero negro en Espa√Īa, que por otro lado, comparten ya un elevado n√ļmero de grandes comensales actuales como Lorenzo Silva, Javier Castillo o Dolores Redondo, entre algunos otros.

Hay sitio para todos. Y si no tendr√°n que apretar el culo. M√°s a√ļn para un tipo como Mercero dotado de imaginaci√≥n y arrestos para buscar siempre tramas arriesgadas y a la postre sumamente gustosas de leer. Si la polic√≠a Sof√≠a Luna, antes conocida como Carlos Luna se incorpora a la pl√©yade de protagonistas de novela negra espa√Īola, significar√° un gran avance en la necesaria iconoclasia tambi√©n para el imaginario popular tra√≠do de la ficci√≥n.

Claro está que para ello Luna tendrá que defender su valía. Y en esta segunda novela, con su reasignación de sexo ya materializada, descubrimos que, efectivamente, Sofía está aquí para atrapar a lectores exiguiendo la saga.

En Madrid se suceden una serie de asesinatos de mujeres niponas. El nexo entre las v√≠ctimas o m√°s bien el motivo que las une en la fatalidad apunta a alg√ļn tipo de psicopat√≠a asexual de una mente convencida por su propia revancha de un mundo perverso.

La propia condición sexual de Sofía parece más un lastre que desvela los prejuicios y que la ubica en un terreno fangoso en el que su trabajo se complica por momentos.  Cuando la hija del embajador japonés desaparece el asunto adquiere tintes politicos, sociales y mediáticos insospechados. Y para colmo, Sofía se enfrenta a asuntos familiares que jamás pudo haber imaginado…

El caso de las japonesas muertas, de Antonio Mercero

El final del hombre

No es esta la primera novela que presenta la idea del fin del sexo masculino en la humanidad. Parece que la idea está adquiriendo un siniestro atractivo literario en la literatura reciente. Una novela reciente de Naomi Alderman apuntaba a ese fin del hombre, materializado por la propia evolución.

Aunque no hay que preocuparse, tan sólo es una idea peregrina que me ha surgido al encontrarme con estas dos novelas actuales que abordan esa idea fnalista desde uno u otro plano. Porque lo cierto es que en el libro El final del hombre, de Antonio Mercero, el planteamiento solo es una metáfora, una hipérbole para abrirnos a planteamientos muy en voga hoy en día sobre la libertad sexual extendida a todo ámbito, también al identitario como persona.

Carlos Luna, polic√≠a, sabe que alg√ļn d√≠a ten√≠a que ocurrir. Su identidad interna es otra, y su cambio a Sof√≠a Luna hac√≠a ya a√Īos que se hab√≠a materializado en su mente. Pese a la ardua tarea de concienciaci√≥n social, nunca es f√°cil exponer tu realidad cuando esta difiere de la median√≠a, m√°s a√ļn en seg√ļn que c√≠rculos, lugares o profesiones. Pero Carlos lo hace. Un d√≠a sale de su casa a trabajar con su peluca, dipuesto a enfrentarse a todo.

La fatalidad le ofrece entonces un inesperado respiro. Cuando llega a la comisaría, a su brigada de homicidios, todo el mundo anda revuelto con el reciente asesinato de un joven, hijo de un conocido escritor.

Un singular c√≥ctel literario en el que avanzamos atrapados por las dos vertientes de la historia, la investigaci√≥n del caso del joven muerto y la adaptaci√≥n de Sof√≠a a su nuevo status, un singular espacio en el que tendr√° que convivir, incluso, con su compa√Īera y examante, mientras capea como puede su transici√≥n de paternidad a maternidad de un chaval adolescente, tan desconcertado o m√°s que ella.

El planteamiento de esta historia resulta ciertamente insólito, aunque en el trasfondo hay algo que une esta novela policíaca con muchas otras de su especie, ese lado oscuro del investigador, ese aspecto de desapego con el mundo que lo rodea, esa sensación de hartazgo…, sin duda un enlace con lo más purista del género para que el contraste se suavice un poco.

El final del hombre

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.