Lolomi lau tusi i ni nai sitepu

Cuando aquí un servidor empezaba en esto de la literatura (tecleando en una vieja Underwood para más señas), la posibilidad de disponer de mis historias en papel asomaba como ese horizonte idílico. Pero eran otros tiempos (mi primera novela salió en 2001), y los recursos disponibles para cualquier autor no es que fueran demasiados, más allá de las editoriales tradicionales.

Pero los tiempos han cambiado y actualmente la impresión de libros por encargo aparece como un gran alternativa para todo autor deseoso de disponer de sus ejemplares con los que sorprender a todos y divulgar su obra. Siempre amparándose en una gran calidad de edición por medio de las mejores empresas especializadas que disponen de medios óptimos para esa edición de gran calidad.

Además la cosa es bien sencilla y como decía en el título de este post en pocos pasos puedes tener tu libro en casa, con la tirada que estimes oportuna, en un tiempo record y con la mejor presentación que puedas imaginar.

Claro está que lo mejor es que apuestes sobre seguro y le dediques a tu obra un tiempo de revisión a fin de pulir todos los detalles. Así, antes de maquetar el libro para imprenta, debes cerciorarte concienzudamente de que todo queda a tu gusto. Tanto lo que te corresponde a tí como escritor como lo que les corresponde a los especialistas en el maquetado y la impresión final del libro.

Como digo, puedes encontrar imprentas comprometidas con ese mismo objetivo de la calidad. Nada mejor que recibir una primera muestra física de tu tirada para pulir detalles, proceder a rectificaciones que puedan proceder y finalmente lanzar tu proyecto adelante con la seguridad y la confianza de que vas a contar con una edición perfecta en su presentación general y en cualesquiera otros detalles.

En el mejor de los casos estas empresas conocedoras de su sector, te pueden ofrecer incluso un ISBN para diferenciar y exclusivizar tu obra. Porque estos pequeños detalles diferenciales aportan tranquilidad y también un punto de profesionalización. Un libro sin ISBN pierde esa vitola de autenticidad que seguro deseas para tu criatura de papel.

Una vez con tus ejemplares impresos ya en casa, te aseguro que nadie mejor que tú para promocionar tu obra. Aunque más allá de posibles fines comerciales, ya el mero hecho de tenerla impresa y pertrechada de su ISBN te da ese subidón como autor para lanzarte a tus propias presentaciones literarias, o para regalos de gran empaque o cualquier otro fin.

Detalles como unos marcapáginas nunca están de más para redondear esa impresión de tu obra. Y en muchos casos lo puedes encontrar como complemento a tu encargo de impresión, incluso te lo pueden regalar en algunas ocasiones.

Si has sido capaz de dar forma a tu idea, de escribir esa historia que siempre quisiste narrar, o de desarrollar ese interesante ensayo, un guión, una biografía…, no dejes pasar la oportunidad de inmortalizarla en papel. Te aseguro que es un placer único.

Tuua se faamatalaga

O lenei 'upega tafaʻilagi e faʻaaogaina le Akismet e faʻaitiitia le spam. Aoao pe faapefea ona faʻasoa lau faʻamatalaga faʻamatalaga.