Los 3 mejores libros de Gonzalo Torrente Ballester

En el caso de Gonzalo Torrente Ballester nos encontramos ante uno de los √ļltimos grandes cronistas literarios de nuestra historia reciente del siglo XX, junto a Miguel Delibes. Probablemente el gusto por narrar la intrahistoria de Espa√Īa naci√≥ con Benito P√©rez Gald√≥s. Su voluntad de escritor comprometido en una narrativa casi period√≠stica ofrec√≠a una visi√≥n paralela y en ocasiones alternativa de lo ocurrido oficialmente, intenci√≥n que cal√≥ tanto en Delibes como en Torrente Ballester.

As√≠, llegamos a nuestros d√≠as con el referente de estos tres autores, para m√≠ encargados de narrar exhaustivamente las vivencias del pueblo, los acontecimientos pasados desde la verdad √ļltima de la gente que transitaba por un pa√≠s en continuo conflicto, pero siempre gobernado por una f√©rrea moral desde lo religioso a lo pol√≠tico.

Centrándonos en Torrente Ballester, el indicado nivel de compromiso se descubre en su extensa bibliografía que ronda los 50 libros, algo inferior a los monstruosos Delibes y Galdós. De cualquier forma su obra sigue manteniendo esa noción de literatura enciclopédica donde encontrar multitud de microcosmos, de intrahistorias, de verdades palmarias sucedidas en esta vieja península ibérica.

Si acaso, hay que decir que Torrente Ballester, a mi parecer, se asoma m√°s al personaje, a la psicolog√≠a, a la perspectiva vital de sus protagonistas empe√Īados en revelar sus √©xitos y sus naufragios en los mundos grises de la guerra civil, o del periodo entreguerras, o de los a√Īos treinta… Una forma inteligent√≠sima de relatar lo ocurrido desde las impresiones personales de sus personajes. Quiz√°s una manifiesta intenci√≥n por mostrar lo subjetivo de su propuesta, evitando voluntades adoctrinantes.

Top 3 novelas recomendadas de Gonzalo Torrente Ballester

Los gozos y las sombras

Uno de esos t√≠tulos imborrables del imaginario popular. Si no fue el libro fue la serie, pero casi todos aquellos que ocupamos un tiempo importante de nuestras vidas en el siglo XX sabemos de qu√© trata el asunto… Pueblanueva del Conde como cualquier otro pueblo de Espa√Īa.

Un lugar asomado al cant√°brico y suspendido en el tiempo, como aislado de todo avance cronol√≥gico, como asustadizo frente al cambio y asumiendo su destino de trabajo y adoraci√≥n del due√Īo.

Pero los vientos de cambio siempre acaban soplando sobre cualquier lugar, m√°s a√ļn en aquellos a√Īos 30 agoreros. El viejo imperio de poder de los Deza contra los pujantes nuevos ricos de los Salgado.

Un conflicto que el pueblo anhela para que todo siga sus derroteros consuetudinarios. Pero incluso las almas de las gentes, de los que anta√Īo ostentaban el poder pueden andar sometidas a nuevos vientos.

Pueblanueva pasa entonces a ser un extra√Īo carnaval donde cada cual vive su mascarada entre las apariencias y las pasiones, entre la codicia y la esperanza, entre el odio y el incontrolable amor…

Los gozos y las sombras

Crónica del rey pasmado

Para ser tan pasmado, lo cierto es que los treinta hijos bastardos que se le imputan a Felipe IV podr√≠an suponer que media Espa√Īa tenga sangre azul a d√≠a de hoy…

La cuesti√≥n es que Torrente Ballester se fij√≥ en este rey para construir una novela de humor sobre un periodo hist√≥rico de la Espa√Īa barroca del siglo XVII que pon√≠a de manifiesto que la socarroner√≠a es un tipo de humor de patente hisp√°nica.

Entre tantos desfogues sexuales extramaritales con mujeres que lucían sus cuerpos con naturalidad y desenvoltura, Felipe IV consideró que ver a su mujer desnuda no debiera ser un asunto tan esotérico. Y así lo hizo ver a todo el mundo en su Corte.

Y as√≠ acab√≥ llegando a todos los s√ļbditos del viejo reino. Los entresijos para que Felipe IV consiga su anhelo se convierten en toda una odisea por la que el lector es conducido entre la fascinaci√≥n, la sorpresa, el humor y el desconcierto…

Crónica del rey pasmado

Filomeno, a mi pesar

Corr√≠a el a√Īo 1988 y esta novela se convirti√≥ en el premio Planeta, adquiriendo para mi el valor reconciliatorio entre la nueva narrativa de finales del siglo XX y la gloria de los grandes cronistas como Torrente Ballester o los antes citados Delibes y P√©rez Gald√≥s.

En muchas ocasiones se dice que el nombre marca. Que tus padres pueden jugar con tu futuro al ponerte el nombre, es indudable. Y as√≠ ocurre con Filomeno, quien busca su vida fuera de Espa√Īa mientras se desarrolla la Guerra Civil.

Al regresar a Espa√Īa es Europa entera la que se asoma al abismo y √©l, un tipo gris e inseguro, parece cargar sobre sus espaldas con la tragedia que siempre va dejando atr√°s.

Las vivencias de Filomeno se relatan como los avatares personales de un tipo singular extrapolados a cualquier persona que vivió en pleno siglo XX, mientras el mundo parecía que iba a desangrarse por completo.

Entre la tristeza, las inseguridades y un cierto deje c√≥mico, conocer a Filomeno es atravesar la historia con esa intenci√≥n de cr√≥nica del detalle, de suma de vivencias hacia la idea √ļltima de la desubicaci√≥n del ser humano ante un mundo cambiante y siempre asomado a lo tr√°gico.

Filomeno, a mi pesar
5/5 - (7 votos)