3 mejores libros de Javier Pérez Andújar

Aunque no venga a cuento contarlo en un blog literario, me apetece señalar que Javier Pérez Andujar ese ese catalán atípico y extrañado. El típico catalán que observamos en estos días convulsos de nacionalismo recetado como placebo para todos los males.

Atípico en la medida en que lo son todos los catalanes que no comulgan con la uniformidad (uniformidad mental, cultural, sociológica y de cualquier otro ámbito que se quiera imaginar o suponer. Porque seguro que, cumpliendo con los cánones catalanistas, hay hasta quien folla al compás y cadencia de la sardana).

Pero al final los creadores admirables son siempre los de andar tactiturno, crítico, melancólico incluso. Porque solo desde la noción crítica de esa uniformidad supuesta acaban sobreviviendo las mentes lúcidas que dan testimonio de la locura vivida.

Si alguien es buen catalán (o español por supuesto), lo será en mayor medida aquel que critique de manera abierta, que no tenga porqué sentirse cómodo con un himno, que no le guste o pase de según que aspectos culturales, que no tenga porqué sentir su vello de punta con el discurso de turno. Lo demás es de cerriles súbditos.

Pérez Andújar ya lo contó en alguna ocasión cuando su padre le dijo que se acercara a alguien en el bar para aprender catalán. Tomando como punto de partida para estos días de imposición, él asegura que ahora, tal y como están las cosas: “No podré sentirme catalán porque me siento antes el que se acerca que el que está” O sea, instrumentalización de la lengua pretendiendo eliminar todo lo demás.

Como si media Cataluña no lo fuera por hablar español, como si ellos mismos, los puros de corazón y lengua, pudieran no serlo en un futuro por no conocer el latín de los romanos. Sí, esos que estuvieron allí mucho antes que los de la banderita estelada…

En fin, centrémonos en Javier Pérez Andújar y en su obra. Aunque en ocasiones ambos asuntos del catalanismo actual y el ciudadano catalán Javier Pérez Andújar se entrecrucen a medio camino entre realidad y ficción…

Top 3 libros recomendados de Javier Pérez Andújar

Paseos con mi madre

Hay cosas cotidinamente excepcionales, dignas de ser narradas. Desde el aroma de la lluvia sobre el ardiente cemento del verano hasta el amanecer del último día visto en la cama del hospital.

En ese rango de posibles sensaciones se mueve este autor cuando se entrega a esa narración de distancias cortas, netamente vívidas y próximas sobre lo que cualquiera de nosotros fue o vivió para acabó despidiendo, conforme el tiempo nos va empujando hacia adelante en la inefable cola del destino.

Este libro es un emocionante homenaje a los bloques de edificios que rodean Barcelona, y a los que la ciudad ha dado la espalda. A través de un paisaje autobiográfico, pero intercambiable con el de todas las ciudades del mundo, el autor descubre escenas de sí mismo, e historias épicas y conmovedoras.

Para ello recorre sus calles, la orilla del río Besòs y la playa al pie de la central térmica paseando con su madre. Le salen al encuentro los fantasmas de los antiguos amigos y vecinos, las colas del paro, el impacto de las primeras superficies comerciales, los conciertos en los campos de fútbol, las luchas vecinales y las huelgas obreras.

Las conquistas y las derrotas de una generación que llegó a Barcelona venida de mil sitios. Memoria personal y crónica de urgencia con su hermosísima aleación de humor y poesía, este libro es también un ajuste de cuentas y una indagación en busca de una identidad que, al final, el autor va a descubrir en la voz de su madre.

clic libro

La noche fenomenal

Cuando uno lee también imagina al autor entregándose a la tarea de escribir. Ocurre en ocasiones en las que te desconectas del argumento y te encuentras con el tipo de allá arriba que teclea sobre tu lectura. Es un plano literario novedoso que se plantea en muchas más ocasiones con Javier Pérez Andujar.

Porque es el propio Javier quien, en una trama como esta, atomizada en mil personaje y escenarios, te lanza de vez en cuando una colleja para que levantes la vista y lo mires. Y es entonces cuando te pregunta ¿te enteras o no te enteras? Y hasta puedes echar unas risas con él.

El equipo de un programa de televisión dedicado a los fenómenos paranormales descubre que unos hechos anómalos, hasta entonces nunca registrados, se hacen realidad en la misma Barcelona desde la que emite.

Al mismo tiempo la ciudad es azotada sísmicamente por la meteorología y por la repentina irrupción de personajes procedentes de otra Barcelona, que vienen a pedirles auxilio a los integrantes de La noche fenomenal, que así es como se llama el programa de este grupo de amigos.

A lo largo de esta novela a ratos hilarante, a ratos melancólica y a ratos filosófica, el narrador presentará a cada miembro del equipo. Conoceremos, entre otros, al director, bon vivant y empeñado en salvar el programa de su desaparición; a De Diego, escéptico en todo menos en su fe en los animales inexistentes; al Jugador de Ajedrez, ardoroso activista, con su pipa apagada entre los dientes; a Paulina, conocedora de las civilizaciones desaparecidas, que prepara un monográfico sobre el templo más antiguo de la humanidad; a Ro, la guionista y coleccionista de casos de platillos volantes; a Hermosilla, editor de una revista esotérica y pusilánime para lo importante de la vida…

Acompañan de peripecia en peripecia a este grupo de amigos una larga serie de personajes salidos de una Barcelona cómica y trágica, unas veces posiblemente real y otras no demasiado, como la madre del narrador, que tiene poderes telepáticos; el histórico editor y librero José Batlló; el escritor de novelas del oeste Carl Malone; el madrigalista del Clot, de quien se dice todo y no se sabe nada, y acaso la protagonista absoluta de esta historia, una frágil muchacha que se hace llamar Isis, por no llamarse Isabel.

En ocasiones frente a ellos y en otras de su lado, un misterioso jubilado enganchado al rock andaluz, el señor Comajuán, guardará cada nueva frontera que crucen estos amigos. Todo empieza cuando un profesor de dibujo descubre que se ha convertido en Walt Disney…

Esta es una novela de amistad y esoterismo, desenfrenada, llena de romanticismo, estrafalaria, trepidante, enloquecida, poética y muy barcelonesa. Un destilado de alta graduación literaria que confirma a Javier Pérez Andújar como una de las voces más sorprendentes, descacharrantes, mestizas y libres de nuestra literatura.

clic libro

Los príncipes valientes

Con el tiempo toda vida pasa a ser novela. Tan solo es cuestión de dejar pasar algo de tiempo para afrontar la tarea con algo de perspectiva, nostalgia e imaginación.

En el mejor de los casos te puede quedar una novela con la que componer una época, un contexto mucho más completo. Si es que en su momento eras lo suficientemente perspicaz, observador y curioso como para ir tomando notas mentales de lo que fue todo aquello que avanzaba contigo.

Tan solo los más afortunados escritores terminar por sazonar todo con esa capacidad inutil para cualquier cosa salvo para escribir, como es la memoria histórica. O sea, saber exactamente cómo ocurrieron las anécdotas más insignificantes pero que mejor enriquecen una narración.

El río Besós en el extrarradio de Barcelona, el teniente Colombo, la colección de tebeos Joyas Literarias Juveniles, la Esfinge de los Hielos de Julio Verne…, este libro es una esplendorosa evocación, cargada de humor, emoción y abierta poesía, de un lugar y de una infancia: una ciudad del cinturón industrial barcelonés en los años setenta y una familia de inmigrantes.

Pero es a la vez un vibrante relato de iniciación a la literatura a partir de elementos en apariencia de aluvión, como los tebeos, las series de televisión, los libros de quiosco o las adaptaciones de los clásicos.

Compinchado con su amigo Ruiz de Hita, con el que comparte secretos y lecturas, el narrador recrea las clases de un profesor ex legionario, la pandilla de la escuela, los domingos con su tío Ginés –prototipo del pícaro–, los relatos de una madre que le hablan de un pasado rural para él mitificado, la turbadora presencia de la señora Umbelina, mujer pública, o una noche de Navidad que tuvo algo de fin de una época.

En el horizonte se dibujan siempre las torres del tendido eléctrico, las chimeneas de la central térmica, el puente de la autopista y, sobre todo, el río, omnipresente, con su simbología y carga totémica. Pero lejos de ser los testigos de un tiempo inclemente, el de finales del franquismo, todos ellos configuran el escenario mitificado de las lecturas de la infancia.

Hasta que el propio narrador descubra también su condición de clase, el compromiso político de sus mayores, y se proponga, a través de la escritura, que el heroísmo de los príncipes valientes no quede enterrado en la despedida de la infancia.

clic libro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.