3 mejores libros de Manuel Vicent

Hay dos autores del panorama literario espa√Īol actual que destacan por un equilibrio nada f√°cil de conseguir, la elegancia de las formas, su primor y una narrativa transmisora de emociones y sensaciones. Lo que vienen siendo novelas elaboradas para lectores exigentes.

Uno de esos dos citados es Javier Marías. Al otro autor lo traigo hoy a colación para recomendar los que para mis son sus tres mejores libros, y no es otro que Manuel Vicent.

En el caso de Manuel, el dominio del lenguaje le viene ya por definición. Con su tripe licenciatura humanística (Derecho, Filosofía y Periodismo), y esto sí que es un hat trick de los de verdad, se puede entender que lo del conocimiento del medio natural de la narrativa lo tiene bien fértil y cultivado.

Y cuando ocurre que como Manuel Vicent, te acabas decantando por el periodismo, sucede que lo de escribir libros ya lo tienes ahí, al alcance de la mano.

Manuel Vicent encontró qué contar (algo básico para un escritor de los de verdad, más allá de los enlatados y prefabricados de editoriales y personajes mediáticos) y dispuso del tiempo para contarlo. Y todos tan agradecidos de que así fuese, oiga.

3 novelas recomendadas de Manuel Vicent

Balada de Caín

Un hermoso título para una composición maravillosamente heterogénea. Escenarios de ida y vuelta, personajes entrelazados por la sensación básica de que el espíritu de Caín se desliza como una corriente por todo tiempo y lugar.

La balada de Caín es una melodía melancólica, que tan pronto te empuja hacia las lágrimas como que te empuja como un resorte frente a la injusticia.

Resumen: Desde la b√≠blica Antig√ľedad del desierto del G√©nesis hasta el asfalto de Nueva York, todo navega en el coraz√≥n de los mortales, en un mar de dulzura. En esta novela, Balada de Ca√≠n, se mezclan para√≠sos perdidos y ciudades m√≠ticas, melod√≠as del alma y sensaciones de la carne.

Manuel Vicent nos recuerda cómo el perfil del fratricida se funde con nuestra memoria, transgrede el tiempo y vive errante por la tierra reencarnándose en sucesivas figuraciones.

Balada de Caín

La regata

La regata, una de las √ļltimas obras de Manuel Vicent tiene dos lecturas. O tres o m√°s, dependiendo del entendedor-lector. Es lo que tiene el para√≠so que se nos concedi√≥ en la Tierra.

Todos podemos participar de √©l en la medida en que queramos creer en las apariencias o sepamos apreciar las realidades √ļltimas. Y la literatura, sobre todo en manos de un autor como Don Manuel Vicent es la herramienta perfecta para conducirnos en una suerte de tragicomedia de personajes en b√ļsqueda de su destino m√°s amable.

Resumen: Ese gran anhelado, el paraíso en la Tierra, bien podría ser un lugar como Circea, el espacio que el imaginario del autor nos presenta a las orillas de un Mediterráneo deslumbrante, donde Dora Mayo disfruta de la opulencia hasta el exceso de la felicidad.

Dora esperaba evadirse en una regata por el dócil Mediterráneo, domesticado para pijos y nuevos ricos. Pero al final se queda sin mentor y sin billete para el barco. Y acaba regresando a Madrid, buscando en la derrota un nuevo sitio desde el que volver a creer en algo, pero con su alma lastrada por ese paréntesis vital a orillas del Mediterráneo.

La regata encuentra nuevos participantes y emprende su hedonista bit√°cora. Los ojos de un escritor ponen el contrapunto a tanta fatuidad de unos personajes sin alma ni escr√ļpulos, al menos en apariencia. Aunque con el peso de sus triviales existencias acompasando sus contradicciones y su ego√≠smo.

Pero todos se saben vulnerables. Y en los instantes en que asumen su irrelevante presencia, ya sea ante un majestuoso amanecer o frente al repentino brío del mar, evocan sus desgracias y descubren sus miserables defensas con las que tratan de cubrir el vacío.

El horizonte del Mediterr√°neo ver√° nacer los nuevos d√≠as hasta el √ļltimo que quede. Hasta esa alborada sin admiradores, ese despertar sin consciencia; el d√≠a en el que el aut√©ntico Mediterr√°neo se muestre eterno para todos. Y el silencio acallar√° los √ļltimos ecos del sainete de nuestras vidas.

La regata

Ava en la noche

Una de las an√©cdotas m√°s repetidas es la del torero Luis Miguel Domingu√≠n que sali√≥ espantado despu√©s de un apasionado encuentro con Ava Gadner. Ella, la gran actriz se qued√≥ sorprendida al verlo salir atropelladamente de la habitaci√≥n del hotel y le pregunt√≥ que a d√≥nde iba. √Čl se gir√≥ y le explic√≥ euf√≥rico que a d√≥nde iba a ir, ¬°a contarlo!

Bien sabe Manuel Vicent que la llegada de Ava Gardner a la Espa√Īa de los a√Īos sesenta supuso un terremoto para el mundillo cultural y pol√≠tico de aquellos d√≠as. Porque la actriz insuflaba en la sociedad aire fresco, anhelos de libertad confesados en petit comit√© por casi todos.

David, un joven que ha pasado los primeros a√Īos de su vida respirando el aire del Mediterr√°neo, abandona su ciudad para establecerse en Madrid y cumplir un sue√Īo: conocer a Ava Gardner y convertirse en director de cine. A su llegada se presenta en la Escuela de Cinematograf√≠a decidido a pasar las pruebas de acceso.

Son los primeros a√Īos sesenta y en Espa√Īa todo un mundo relacionado con el arte, el cine y la literatura disfruta noches llenas de glamour, divertidas y extraordinariamente libres. Noches de cine a las que siguen d√≠as en que la realidad del pa√≠s se ahoga cubierta por la p√°tina oscura y represiva de la dictadura franquista.

Ficci√≥n y realidad se entrecruzan en esta novela ambientada en la reciente historia de Espa√Īa. Con su maestr√≠a habitual, Manuel Vicent retrata en Ava en la noche la inestable frontera entre un tiempo oscuro y en declive y otro que, con los primeros vientos de cambio, ya empieza a asomar en el horizonte.

Ava en la noche

Otras obras de Manuel Vicent

Son de mar

Una vez m√°s el mar como trasfondo, como escenario o como argumento, seg√ļn la escena que corresponda. Como dec√≠a Serrat es lo que tiene nacer en el Mediterr√°neo.Resumen: Son de Mar es una novela de amor, de naufragios y regresos. Todos los muertos vuelven si los llama el amante con la fuerza necesaria.

El protagonista de esta novela es un n√°ufrago que regresa despu√©s de diez a√Īos, pero este hecho sucede tambi√©n cada d√≠a en el asfalto de la ciudad. Seg√ļn el manual de la resurrecci√≥n, el primer requisito que se exige para resucitar es estar vivo, aunque la vida te sumerja cada d√≠a en la profundidad de los mares. En este caso siempre habr√° alg√ļn amante que te llame desde cualquier orilla y t√ļ tendr√°s la necesidad de volver a ella.

Son de mar
5/5 - (8 votos)

2 comentarios en ¬ę3 mejores libros de Manuel Vicent¬Ľ

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.