3 mejores libros de Khaled Hosseini

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Históricamente la medicina y la literatura han mantenido innegables lazos que terminaban por estrechar los destinos de muchos de aquellos que buscaban, en la ciencia más antropológica, respuestas desde lo fisiológico hasta lo anímico o espiritual. Khaled Hosseini es uno más en la extensa lista de médicos escritores.

Esta coincidencia no es un asunto trivial pues hablamos de grandes narradores como Pío Baroja, Chejov, Connan Doyle o hasta Robin Cook llegando a un tiempo más actual y próximo al autor que hoy traigo a este blog.  Estos y muchos otros encontraban en su natural búsqueda del conocimiento de lo humano, un resorte sobre el que apoyarse para sondear cualquier espacio en el que se proyecten inquietudes innatas o ideas que van tomando forma como narraciones de todo tipo. La letra de médico adquiere finalmente un sentido más completo en la literatura como espacio para volcar todo tipo de historias.

Un médico escritor puede convertirse en un narrador casi existencialista como Pío Baroja, en un cuentista trascedental de la literatura universal como Chejov o en un pionero de la novela policíaca, investigadora y criminal como Connan Doyle. En el caso de Hosseini su humanidad, su capacidad para transmutar lo anecdótico en fundamental y el destello emocional de sus personajes lo convirtieron súbitamente en un escritor de reconocimiento mundial.

Pese a su nacionalidad estadounidense, Hosseini bucea siempre en sus orígenes afganos para empaparnos de la realidad de un país hecho universal en esas intrahistorias que explican más de lo que los informativos dicen. La condición humana comparte semejanzas esenciales aquí y allá, la mágica capacidad de Hosseini es rescatar esas impresiones para acabar empatizando con unos personajes que buscan su fortuna en un rincón del mundo donde nacer es poco afortunado.

3 mejores libros de Khaled Hosseini:

  1. Cometas en el cielo: Figuras como la paternidad o la profunda amistad adquieren hasta la salida de la infancia un valor esencial. Y sin embargo nadie está libre de traicionar a un padre o a un amigo. Todo transcurre en una ciudad de Kabul que en el invierno de 1975 vive entre el entumecimiento del frío y la esperanza de una primavera estacional y social que ofrezca vida y esperanza. Amir es un niño afortunado al cobijo de una familia bien considerada en la estrecha sociedad de la capital afgana, con sus principios rígidos y su marcada estratificación. Hassan es ese amigo inseparable, la extensión del amigo invisible de la primera infancia con el que la sintonía adquiere el valor del paso a la edad adulta, un periodo en el que se forja la esencia de nuestro ser social. Y sin embargo Amir llega a ser capaz de traicionar a Hassan. Puesto en la tesitura de poder demostrar a su padre su gran valía, Amir termina por aprovecharse de aquel amigo sobre el que mantiene una cierta preeminencia social. Kabul se llena de cometas cada año. Cada niño trata de construir la que mejor vuela, pero el vuelo de la cometa de Amir se moverá entre corrientes de un aire viciado por su traición, silbando por muchos años venideros con el peso del remordimiento.
  2. Mil soles espléndidos: Si bien es cierto que la obra posterior de Hosseini parte siempre de la deuda con la primera obra excepcional, para nada es desdeñable la calidad de su producción novelística. En esta segunda ocasión encontramos una historia al otro lado de Afganistan, en una urbe como Herat, aún capaz de despegar con prosperidad y esperanza pese a sus tangibles recuerdos de conflictos interminables. Allí vivimos entre Mariam y Laila, dos mujeres de destinos cruzados al amparo de Rashid, marido forzoso de la primera y protector de la segunda. El ambiente restrictivo de lo femenino se convierte en el escenario de la narración sobre el cual va cuajando una de esas maravillosas amistades surgidas de la adversidad. Las almas de Mariam y de Laila aúnan sus fuerzas para afrontar miedos, sentimientos de culpa, negros augurios y una ligera necesidad de esperanza que une también al alma del lector.
  3. Y las montañas hablaron: Leídos los dos libros anteriores o cualquiera de ellos, esta tercera novela (en mi particular ranking de calidad) abunda en la desbordante humanidad frente a la adversidad, en contraste con un mundo de occidente vacío de sensaciones compartidas y empeñado en el indiviualismo alienante. Precisamente eso, el contraste con lo que somos a este lado del planeta, sirve para mayor gusto de lectura de este tipo de historias. El padre de dos niños, Sabul, les cuenta a Abdulá y Pari un cuento tristemente cierto con el que los guía a un sueño ante el inminente invierno que acecha en un asentamiento del Afganistan profundo. Poco después marcharán a Kabul para tratar de labrarse un porvenir a toda costa, o más bien para sobrevivir… Lo que los espera en la gran ciudad es un traumático cambio en el núcleo familiar que los puede alejar para siempre. Los años pasarán pero los recuerdos se mantienen intenso. Y quienes son en el futuro tratarán de buscar sus lazos de la infancia en un futuro en el que necesitan cobrar respuestas…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.