3 mejores libros de Ferdinand von Schirach

Si el caso de John Grisham es un ejemplo de éxito en su extrapolación literaria desde la abogacía, para ofrecernos grandes thrillers judiciales, no es menos interesante la ya considerable bibliografía de Ferdinand Von Schirach.

Porque este abogado alemán hace de su desempeño en las salas de vistas un argumentario para novelas, relatos o hasta obras de teatro donde se desarrollan tramas con esa inquietante sensación de que la ficción es constantemente superada por la realidad traída por el autor.

En cierta forma, tiene mucho sentido que alguien como Schirach, entregado desde su despacho a la defensa de variopintos casos, acabe volcando creatividad en su literatura. Porque en las causas a la defensiva se deben utilizar o plantear aspectos tan cargados de interpretación como la duda razonable (in dubio pro reo), o la consideración de cualquier atenuante.

No cabe duda de que todo inculpado lo será en mayor o menor medida dependiendo de su abogado. Y los personajes de von Schirach nos abren la mente a todos esos recovecos en los que la realidad se carga de los elementos subjetivos necesarios como para borrar culpas que no pudieron ser del todo eliminadas cuando tan solo eran huellas salpicadas de sangre…

Top 3 libros recomendados de Ferdinand Von Schirach

El caso Collini

Con mi mayor querencia por la novela, es natural que seleccione esta, la mejor de sus obras largas, a bastante distancia de la siguiente: Tabú, como la mejor obra de este autor.

Sin duda cuando se publicó este libro, con la relevancia como personaje público del autor, ya imaginaría que los escenarios presentados, colmados de verosimilitud, encendería la crítica de todo tipo de juristas. Porque el repaso épico (como se dice ahora), salpicó a mecanismos de la justicia y a esas lagunas que siempre se presentan en cualquier estado democrático como deficiencias propias de este mundo imperfecto (no por ello menos vergonzantes).

Pero es que más allá de la repercusión mediática de la novela, la trama se presenta como una intensa ficción en la que el abogado Caspar Leinen vive con la particular espada de Damocles que empieza a pender sobre él en cuanto el asunto le llega por turno de oficio. Porque su vínculo con la víctima, tan lejano como a su vez intenso en su esfera más personal, dificilmente se equilibra con su deber profesional. Fabrizio Collini mató a su víctima con esa extraña violencia de un tipo que acaba de jubilarse para afrontar un tramo de vida despreocupado. Desde ese momento sus motivos para el crimen quedan encerrados en su mente, sin que Caspar pueda recuperar nada.

En el fragor de un caso que lo lleva como alma en pena por sus diversas implicaciones, Caspar busca la segunda salida, como el zorro en el gallinero. Y finalmente existe. Pero su reducido espacio puede acabar por llevarse jirones de su piel porque media Alemania querrá despellejarlo vivo.

CLIC LIBRO

Crímenes

Es de suponer que este volumen de relatos nacería en esos momentos de asueto del abogado que acaba de terminar su escrito de defensa frente al ordenador de su despacho. Le quedan unos minutos libres y se dispone a dejar negro sobre blanco sus impresiones, recuerdos y escenarios de tantos casos que ya acumula a sus espaldas.

Pero resulta que la suma de tantos personajes, la forma en la que va contando sus peripecias conforman un todo sobre aspectos del crimen que rebosan humanidad. Porque hay mucho de humano en lo homicida, en la derrota capaz de hacerte girar hacia las sombras del mundo. Y también se nos plantea la realidad del arrepentimiento o de la completa psicopatía, siempre en paralelo a la otra realidad del castigo o de la reinsercción, con la parte de cada concepto que albergue finalmente una sentencia. Porque cada mazazo del juez acaba siendo la factura a pagar por lo que cada cual, enfrascado en sus propios demonios, acaba haciendo.

CLIC LIBRO

Culpa

Resultó que el efecto Ferdinand Von Schirach, azote de la Justicia en su vertiente literaria sobre todo en una Alemania en la que todo hijo de vecino leyó algo suyo, tenía más que contar, con el mismo punto de concisión y a la vez de franqueza, como exponiendo al nuevo juez que es su lector, los entresijos de cada caso.

Solo que en estas ocasiones impregnadas de casos reales, el abogado se deja de circunloquios y alegatos en busca de absoluciones y se entrega a la causa comprometida de la literatura, donde no puede haber falsedad que desencante al lector. Quince nuevas historias en mosaico de casos reales. Confesiones de la crudeza de la profesión del abogado defensor, fiel creyente de que sin pruebas no puede haber incriminación, pese a la negra certidumbre de la culpa del cliente.

En cada absolución mínimamente indebida o en cada encarcelamiento bajo la más mínima sospecha de error, reside una sensación de que la sociedad queda expuesta a argumentos verosímiles más que a la verdad misma.

CLIC LIBRO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.